Si hay violencia es porque hemos corrido a Dios de nuestros hogares

Mons. Luis Urbanc

En consonancia con el reclamo expresado por la sociedad argentina en torno a la violencia en contra de la mujer, el miércoles 3 de junio, día en que la Iglesia celebró la memoria de los Santos Carlos Lwanga y compañeros, mártires, el Obispo Diocesano de Catamarca, Mons. Luis Urbanč, presidió la Santa Misa, para rogar que desaparezca del corazón del ser humano todo tipo de violencia, particularmente la orientada a la mujer.

Con esta intención, el Pastor Diocesano presidió la Eucaristía a los pies de Nuestra Señora del Valle, que fue concelebrada por el Rector de la Catedral Basílica, Pbro. José Antonio Díaz.

Durante su homilía, tras hacer referencia al Libro de Tobías, que narra la historia de uno de los creyentes del pueblo judío que estaba en el destierro, Mons. Urbanč dijo que esta lectura es “para pensarla ya que estamos rezando para que los ciudadanos en este país no seamos violentos, y cuando haya alguno que es violento, lo ayudemos a cambiar y no respondamos con más violencia. La violencia se vence con la mansedumbre, con la confianza en Dios”. Luego manifestó que “si hay mucha violencia en la Argentina es porque hemos corrido a Dios de nuestros hogares. No sirve solamente estar bautizado, hay que vivir en coherencia con el Bautismo, tenemos que vivir en comunión con Dios si queremos ser mansos, si queremos ser pacíficos, si queremos contrarrestar la violencia. El único que me frena para que no me deje llevar por los impulsos, por el instinto, es Dios, la gracia de Dios, y eso es lo que falta. Si yo estoy lleno de Dios, Dios es amor y quien está unido a Dios amor no es violento”.

Asimismo, exhortó a ayudar a cambiar a quienes ejercen algún tipo de violencia, expresando que esto lo podemos lograr “con nuestra paciencia, amabilidad, tolerancia y sabiendo rezar por la persona violenta para que cambie.

Entonces vamos a cambiar todos, porque el mundo no se va a levantar ejerciendo violencia contra violencia”, dijo haciendo hincapié en la lógica cristiana del perdón.

En otro tramo de su reflexión, el Obispo afirmó: “Estamos pidiendo en todo el país, para que no se ejerza violencia en contra de la mujer, y nosotros sabemos que la mujer tiene un rol muy grande en nuestra Iglesia y en la sociedad”.

El Pastor Diocesano también se refirió a la violencia en contra de los más pequeños, expresando: “Millones de niños y niñas en el mundo están sometidos a una permanente violencia, no se los cuida, se los abandona, eso es violencia, porque ese niño que tenía que haber recibido mucho amor ha estado creciendo en la indiferencia, en medio del abandono, porque son golpeados físicamente, y no bien educados, todo eso es violencia, y cuando no está Dios esa violencia se transforma en odio, en venganza”. Por ello llamó a “rezar mucho, para que volvamos a Dios, porque en la medida que dejemos a Dios ser Dios en nuestras vidas, en nuestro corazón, ya es un artífice de paz”.

En esta línea de pensamiento, Mons. Urbanč habló sobre la violencia que se ejerce con los niños que están en el vientre materno: “Cuántos niños indefensos son matados en el vientre de la madre, eso también es violencia”, enfatizó, reafirmando que “la vida comienza con la concepción y necesita ser protegida y cuidada. Si ejercemos la violencia ahí después la violencia se multiplica, tiene un efecto multiplicador terrible. Cuando el ser humano se ensaña contra el más débil, que es el niño en el vientre materno, estamos perdidos”, sentenció.

En contrapartida dijo que “si en nuestra sociedad, en nuestros hogares, en nuestras comunidades eclesiales, inculcamos el respeto por la vida, cambia todo, desaparece la violencia”, porque “la violencia es un atentado contra la vida. Ningún ser humano debe morir por causa de la violencia, ninguno sea varón o mujer”.

Finalmente, Mons. Urbanč manifestó que “en este día en que en toda Argentina se han manifestado con las caminatas en las calles, he querido celebrar aquí en la Catedral, iglesia matriz de nuestra Diócesis, la Santa Misa, porque el mejor modo de conseguir un cambio es con la oración. Por eso venimos hoy confiados en el Señor, que obra y transforma todo”.

 WHATSAPP FMA102
Compartir