La Gobernadora Lucía Corpacci cumplió una jornada de intensa labor en Capital Federal, donde trabaja para gestionar ante las autoridades nacionales todo lo necesario para dar continuidad al plan de obras y trabajo que diseñó para Catamarca.

La jefa de Estado mantuvo diversas reuniones con autoridades del Gobierno nacional, entre las cuales se destaca la audiencia con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien la recibió en su despacho.

Este encuentro es de vital importancia ya que, a partir de la reestructuración dispuesta en la gestión de Mauricio Macri, la cartera de Interior también tiene bajo su órbita Obras Públicas, Viviendas y un área de hacienda, a través de su Secretaría de Relaciones con las Provincias.

En virtud del amplio campo de acción del ministerio de Frigerio, la mandataria viajó acompañada de los responsables de diversas áreas, entre ellos el ministro de Gobierno y Justicia, Gustavo Saadi; el ministro de Hacienda, Ricardo Aredes; y el director de YMAD, Ángel Mercado.

Primero hubo una audiencia privada entre Frigerio y la Gobernadora Corpacci, y luego se sumaron las demás autoridades catamarqueñas, al tiempo que el ministro convocó también a la segunda autoridad del área, Sebastián García De Luca y al secretario de Relaciones con las Provincias, Alejandro Caldarelli.

La Gobernadora planteó en la reunión la relevancia para los catamarqueños de una serie de proyectos, programas y obras que requieren del respaldo nacional para su normal continuidad, entre ellos la construcción de más viviendas, que no sólo permiten avanzar en la reducción del déficit habitacional sino que ofrecen la posibilidad de una vida digna a miles de familias, al tiempo que impactan como fuente de trabajo y movilizan un amplio mercado de venta de materiales y demanda de mano de obra de especialistas como electricistas, carpinteros, gasistas, plomeros, etc.

Mencionó también la imperiosa necesidad de seguir sumando edificios escolares a los más de 60 –de todos los niveles- construidos durante su primer mandato, para asegurar la posibilidad de formación académica de niños y jóvenes en cada rincón de la Provincia.

Lucía pidió también fondos para proseguir con la construcción de infraestructura para la provisión de agua potable y la ampliación de las redes cloacales, servicios esenciales que hacen a la calidad de vida y a la mejora de las condiciones sanitarias de los catamarqueños.

En puntos más específicos, llevó carpetas sobre la obra hidroeléctrica de Potrero del Clavillo para el aprovechamiento pleno del caudal de los ríos de la zona, pidió fondos para el Acueducto Norte, el Belgrano Cargas, el Centro de Logística, el Puerto Fronterizo y financiamiento especial para los desarrollos productivos.

Lucía expuso también la necesidad de dar continuidad a la oportunidad laboral y de contención social que se cumple a través de los programas Argentina Trabaja y Ellas Hacen.

En todos los puntos, Rogelio Frigerio y su equipo de trabajo mostraron interés y expresaron a priori su voluntad de dar una respuesta positiva, debido a la relevancia de cada acción planteada por el Estado provincial en la realidad cotidiana de los catamarqueños.

Otro aspecto apuntado por la Gobernadora fue que se considere la posibilidad de modificar las actuales retenciones a las exportaciones mineras, tal como se hizo en otros rubros, a fin de ampliar las posibilidades de inversión en Catamarca.

Por su parte, el ministro Ricardo Aredes ofreció un análisis de la situación económica y financiera de la Provincia, para lo cual abordó tanto los últimos acontecimientos y el panorama actual como una proyección de lo que se aguarda para el 2016.

 

Puente de Bañado de Ovanta

Así como en muchos temas los planteos de la Gobernadora fueron de carácter preliminar, ya que se trata de un primer encuentro de trabajo con las actuales autoridades de Nación, Lucía expuso la urgencia de avanzar con la construcción del puente de Bañado de Ovanta.

Por tratarse de una obra esencial para los santarroseños, que ya sufrieron los efectos de las inundaciones en más de una oportunidad, la Gobernadora aceleró las gestiones y planteó que las tareas para esta obra no pueden sufrir demoras.

En este punto la respuesta fue positiva, y la obra será licitada mañana miércoles por la mañana, en Capital Federal.

La construcción de un nuevo puente sobre el río Bañado de Ovanta, sobre la ruta Nacional Nº 64, está prevista en el ingreso a la localidad homónima, con un presupuesto superior a los 25 millones de pesos y un plazo de ejecución de un año.

El nuevo puente tendrá 90 metros de ancho sobre el lecho del río, con tres luces, protección de los márgenes del cauce y de la estructura. Sus dimensiones son mucho más importantes que la alcantarilla que tenía antes el cruce del río sobre ese punto de la ruta, y surge de un proyecto realizado por técnicos del Distrito Catamarca de Vialidad Nacional.

 WHATSAPP FMA102