El director del Área Programática 10, Pablo Bedini, confirmó, el miércoles, la existencia de cinco casos de brucelosis en el transcurso del último mes. De estos casos, dos se habrían presentado en los miembros de una familia del norte del departamento y los otros tres en otra familia con domicilio en esta ciudad.

Bedini dijo que “en el lapso del último mes se han atendido puntualmente cinco casos. Es una familia del norte que ya está con tratamiento padre e hijo, y los doctores Almada y Bellido han encontrado tres casos en Tinogasta, de los cuales ya están con tratamiento”.

Igualmente, indicó que “habría que hacer un estudio para saber la proveniencia del foco de infección y sobre las vacunas a los caprinos”. Esta enfermedad propia de las cabras es adquirida por los humanos al consumir carne o derivados como lácteos con brucelosis. El titular comentó que “esporádicamente aparecen casos, lo que nos preocupó es que aparecieron cinco casos en un corto lapso de tiempo”.

“Los análisis de brucelosis son confirmados en la capital provincial adonde son enviadas las muestras y tiene una tardanza de siete días. El tratamiento consiste en combinado de antibióticos extendido por seis semanas. Entre los síntomas se presenta mucha fiebre, dolores musculares y puede presentar variaciones con cuadros respiratorios, muy molesto para quienes lo padecen. Son enfermedades crónicas solapadas”, explicó el médico.

Prohibido
A raíz de estos casos que se presentaron, en toda la jurisdicción de Tinogasta quedó prohibida, mediante una disposición de Bromatología, la venta y consumo de carne y derivados lácteos de caprinos. El secretario de Producción del municipio, Ernesto Andrada, señaló que no existe aún un registro de elaboradores de quesos y quesillos, ni siquiera de productores. Por ello, se comenzó, según lo previsto con un registro, ayer, en instalaciones del NAC. “Es necesario tener conocimiento en las condiciones que se produce y se elabora”, consideró.

 WHATSAPP FMA102