Eurocopa: Suecia no pudo con Irlanda y rescataron un empate

Eurocopa, Irlanda y Suecia no concretaron nada

Irlanda y Suecia igualaron 1-1 en la apertura del Grupo E de la Eurocopa 2016 en un partido discreto en el Stade de France de Saint-Denis. Tras una primera mitad sin vértigo, los irlandeses marcaron a través de Wesley Hoolahan, a los 48 minutos, y los suecos con un gol en contra de Ciaran Clark a los 71, tras un centro de Zlatan Ibrahimovic, de flojo partido.

Irlanda realizó un mejor papel y contó con más ocasiones de riesgo, pero Suecia reaccionó a tiempo para conservar un punto en un grupo muy duro, con Italia y Bélgica en la zona. En un Stade de France que se pintó de amarillo y verde casi en partes iguales entre los 73.419 espectadores presentes, Ibrahimovic dejó cuentas pendientes y se marchó sin marcar. La figura fue Hoolahan, un veterano volante de 34 años que juega en el modesto Norwich inglés.

Con orden y buena ubicación en el campo, Irlanda mantuvo lejos a Suecia de su arquero Randolph durante buena parte del juego, aunque terminó asediado sobre el final. Sin dominar la posesión (54 por ciento a 46 para Suecia) y pese a fallar un 32 por ciento de sus pases, Irlanda fue quien generó las situaciones de mayor riesgo.

Ibrahimovic estuvo mayormente aislado, marcado por el mediocampista Whelan y jugando de espaldas. Tras el empate, el delantero estuvo más activo, pero de todas formas lejos del nivel que lo llevó a brillar en París con PSG. Tras las eliminaciones en la primera rueda en la última Eurocopa, tanto Irlanda como Suecia no quieren volver a repetir el fracaso en Francia, pero deberán hacer más méritos para avanzar en un grupo que también tiene a Italia y a Bélgica.

El cronómetro indicaba nueve minutos de la primera etapa por la Eurocopa, cuando Isaksson apareció por primera vez en el partido sacando una pelota venenosa al córner. Pero ese primer sobresalto se multiplicó para Suecia porque, luego (y ante la mirada de todo el Stade de France), Irlanda volvió a la carga con un tiro de esquina que O’Shea no pudo conectar. Y antes de cumplirse la media hora de juego, Brady sorprendió una vez más al elenco de la camiseta amarilla. Ciertamente, Irlanda fue al frente y, a pura vocación ofensiva, le impidió al conjunto de Hamrén acomodarse en el campo de juego. Tanto fue así que ni el gran Ibrahimovic pudo hacer algo al respecto (apenas tiró un lujo en el inicio del partido). Y como si no alcanzara con lo desarrollado con antelación, Hendrick volvió a sacudir el arco de Isaksson con un remate que dio en el travesaño. Hasta ese momento, todo parecía ser de Irlanda…

El complemento comenzó de igual forma: el conjunto verde atacando y, efectivamente, concretando una de las tantas situaciones que generó. Así, Hoolahan llegó a enganchar un envío de Coleman (gran jugada personal) para romper el cero y llenarse la boca de gol ante atónita mirada de los suecos presentes.

Pero con el correr de los minutos, la circunstancia cambió radicalmente: Zlatan empezó a ganar protagonismo ante la merma del rival y, poniéndose el equipo al hombro, consiguió aparecer en el juego. Así, se encargó de las ofensivas de Suecia y generó más de una chance. ¿La más clara? Una definición que intentó de espaldas al arco que se fue apenas cerca del poste (también probó con remates de media distancia). De igual manera, Randolph, arquero irlandés estuvo rápido de reflejos en varios pasajes para intentar sostener el cero en su valla ante las constantes embestidas contrarias (incluso, sacó una pelota que, por un rebote en uno de sus compañeros, parecía meterse invitablemente).

De todos modos, por la Eurocopa, Irlanda se quedó tanto que casi termina con las manos vacías: Zlatan comenzó una gran jugada en ataque que culminó con el tanto del empate luego de que Clark metiera un cabezazo sueco. Sí: el defensor, inexplicable y desesperadamente,intentó rechazar el envío de Ibrahimovic pero metió un testazo chueco que acabó ingresando en su propio arco ante la incrédula mirada de su arquero.

 WHATSAPP FMA102
Compartir