Recibir un sms al celular con la leyenda “¿Puedo llamarte?”, “Llama a este número” o “Agenda este número” y acceder a esas requisitorias puede provocar exponerse a ser víctima de un malicioso ardid por parte de delincuentes que solo buscan ganar dinero a costa de la inocencia de las personas. Varios hechos ya se han perpetrado en esta ciudad y si bien no todos son denunciados en la Justicia la mayoría da parte a la policía y desde allí se inició una investigación de oficio.

Según la información a la que accedió este diario, personal de la Brigada de Investigaciones trabaja desde hace varias semanas en la investigación de los hechos y en general todos los mensajes y/o llamados que se realizaron provienen de la provincia de Mendoza.

En base a los datos reunidos podría tratarse de gitanos de esa provincia o de otras los que estarían realizando tal engaño. Conocidos por su habilidad para persuadir y manipular en muchos de los casos lograron que sus víctimas les proporcionen datos personales y hasta lograron que les depositen dinero.

“El cuento”

En base a los datos investigados se conocieron los distintos denominados “cuentos del tío” de los que se valen los malvivientes para cumplir su cometido.

El último caso cometido ocurrió el viernes último. Los delincuentes le enviaron un sms a una mujer que respondió directamente llamando al número. Así los que la atendieron, tras dialogar un determinado tiempo, lograron sacarle datos de la familia, y antes del final de la charla le manifestaron que tenían secuestrado a un nieto. La mujer desesperada estaba dispuesta a depositarles alrededor de 30.000 pesos que le exigían pero, afortunadamente, por razones que se desconocen, se cortó la llamada y ella decidió comunicarse con su familia y la policía y contar lo sucedido. Los efectivos trabajaron de inmediato y lograron ubicar al presunto nieto secuestrado, quien estaba en la casa y en excelente estado de salud.

Finalmente los delincuentes no volvieron a llamar. La Unidad Judicial Nº1 actuó de oficio en el hecho.

En otro caso, una joven recibió un sms el cual contestó respondiendo “¿de quién es?”. Dos semanas después, un domingo alrededor de las 19.30, recibió el llamado en donde le informaban que había ganado dinero para lo cual le solicitaban sus datos personales. Ante la extraña llamada y por fortuna la joven les cortó el llamado y el ardid se truncó.

Desde la policía señalaron que el o los autores de los sms no distinguen rango de edad ni compañía telefónica y solicitaron a todos los afectados que realicen la denuncia para que la policía pueda investigar el caso.

Finalmente recalcaron no responder el sms ni intentar llamar al número, reiterando que todo podría tratarse de una estrategia de delincuentes para obtener información y así llevar a cabo los delitos.

 WHATSAPP FMA102