Dramático diagnóstico sobre la educación argentina

El 70,2% de los alumnos de quinto y sexto año no pueden resolver problemas matemáticos sencillos. Y el 46,4% no comprende textos básicos.

El 46,4% de los alumnos de 5° y 6° año del secundario no comprende un texto básico, mientras que el 70,2% no puede resolver cuentas o problemas matemáticos muy sencillosEn el área de naturales, el 36,3% tuvo el rendimiento más bajo, mientras que en sociales fue del 41,1 por ciento. 

El Ministerio de Educación de la Nación (MEN) reveló los primeros resultados de las Pruebas Aprender, realizada en 2016 en casi 31 mil escuelas de todo el país, tanto públicas como privadas. Las conclusiones pusieron sobre la mesa la extrema fragilidad de la calidad educativa en la Argentina.

Aprender es un dispositivo nacional de evaluación de los aprendizajes de alumnos del ciclo primario y secundario. En total, participaron 963.470 alumnos, de 6° grado de primaria y 5° o 6° de secundaria. También respondieron preguntas, estudiantes de 3º de primaria y 2º ó 3º de secundaria. Todos demostraron sus conocimientos en Lengua y Matemática, con excepción del 5º o 6º de secundario, quienes además pusieron a prueba sus saberes en Ciencias Sociales y Naturales. Los resultados generales fueron preocupantes. 

En diálogo con Infobae, el ministro de Educación de la Nación Esteban Bullrich explicó: “Los resultados son malos en general y revelan una terrible crisis educativa. Además, Argentina está cayendo en los rankings regionales. Los problemas se agravan en matemática, se agravan en el secundario y se agravan en la escuela estatal“.

Los resultados de Aprender demuestran además la polarización de la calidad educativa entre el norte y centro del país. Según informaron fuentes que trabajaron en el informe, el mejor distrito a nivel nacional fue la Ciudad de Buenos Aires y el peor la provincia de Chaco. Sin embargo, a último momento se decidió retirar de la evaluación el desglosado por regiones tras el pedido de algunos gobernadores. 

Detrás de los resultados

El objetivo de la prueba es realizar un monitoreo periódico de la calidad de la educación. El diseño metodológico de Aprender considera los lineamientos de los Operativos Nacionales de Evaluación ONE 2010 y 2013, garantizando de esta manera la comparabilidad en el tiempo de sus resultados.

Las pruebas Aprender intentan aportar un mayor conocimiento del sistema educativo en su nivel primario y secundario y dotar a la comunidad educativa –bajo las condiciones de confidencialidad establecidas por la Ley de Educación Nacional N°26.206– de información relevante sobre los logros y desafíos de aprendizajes y de factores que inciden en el proceso educativo.

Se evaluarán por un lado aprendizajes alcanzados, capacidades, contenidos y conocimientos y, por el otro, condiciones de aprendizaje, en relación a la trayectoria escolar, clima de aprendizaje, uso de nuevas tecnologías, percepciones sobre el aprendizaje, contexto de los estudiantes y la escuela, entre otros.

Ha sido elaborado por los equipos de la Secretaría de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación, acordado con el Consejo Federal de Educación y contó con la participación y aportes de docentes, especialistas, expertos nacionales e internacionales.

En la primaria, donde solo se evaluó Matemática y Lengua, el peor rendimiento se encontró en esta última, donde el 66,8% de los alumnos no comprende o solo puede armar sentidos básicos de los textos, mientras que el 41,6% tiene serios problemas para desempeñarse en cuestiones de cálculos.

Bullrich señaló: “Los alumnos que formaron parte de la evaluación son los ‘sobrevivientes’, los que llegaron al último año. O sea, no se toman en cuenta los jóvenes que abandonaron, por lo que la problemática es aún más profunda”.

“Si bien las pruebas Aprender no miden lo mismo y no son comparables, con otras internacionales como PISA y SERCE, los resultados obtenidos son consistentes con estas”, explicó Elena Duro, secretaria de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación de la Nación.

Las pruebas PISA (Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes, en inglés) son una serie de evaluaciones educativas prestigiosas que miden el rendimiento escolar de chicos de 15 años en diferentes ciudades y naciones del mundo, fueron puestas en práctica por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y en la última edición los números de Argentina no fueron parte del análisis, ya que las estadísticas no eran confiables.

El SERCE, por su parte, es el Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo, conducido por el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad Educativa (LLECE) en colaboración con las autoridades educativas de los diferentes países y enmarcado dentro de las acciones de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC) de la UNESCO.

Estos datos preliminares de las pruebas Aprender 2016 se desprenden de la información censual, que incluye los resultados de quinto y sexto año del secundario y sexto del primario. Además, desde la cartera educativa, informaron que se irán difundiendo estudios de mayor profundidad de forma gradual, como también se incluirán las estadísticas del resto de los cursos y grados, que no fueron tenidos en cuenta para este primer análisis.

La prueba tuvo un alto porcentaje de participación. Casi 320 mil alumnos de nivel secundario y más de 520 mil de sexto año de primario, ambos en la sumatoria de escuela pública y privada. Para realizar la evaluación se crearon cuatro niveles: Por debajo del nivel Básico; Básico, Satisfactorio y Avanzado.

Resultados de escuela secundaria

Lengua

En 5°/6° año del secundario, el 46,4% están por debajo de lo aceptable; la mitad de ellos no comprenden un texto muy sencillo y el otro 50% demostró competencias muy básicas, es decir, apenas llegan a sacar conclusiones vagas sobre el contenido. Entonces, solo el 53,6% de los estudiantes alcanzan niveles de desempeño Satisfactorio/Avanzado.

 WHATSAPP FMA102
Compartir