Un día antes de verse cara a cara y a solas con el presidente rusoVladimir Putin, Donald Trump lanzó una “bomba” contra Moscú desde Polonia, primera escala de segunda gira por Europa en vísperas de la cumbre del G20. Por primera vez el norteamericano admitió la injerencia rusa en las elecciones estadounidenses.

“Creo que fue Rusia y creo que pudo haber otras personas en otros países”, dijo Trump respecto a esa posible injerencia.

Trump también amenazó a Moscú con medidas contra el “comportamiento desestabilizador” de Rusia, aunque no especificó en qué sentido podrían ir las sanciones. E insistió en su convencimiento de que Moscú interfirió en las elecciones en su país mediante ciberataques.

Hablando desde Polonia, donde se encuentra de visita antes de asistir el mañana y sábado al G20 en Hamburgo, Alemania, Trump acusó al ex presidente Barack Obama de no haber actuado a tiempo contra esa interferencia.

“(Obama) pensaba que (la candidata demócrata) Hillary Clinton ganaría las elecciones”, afirmó. “Si hubiera pensado lo contrario, habría hecho algo al respecto. (…) Si hubiese pensado que yo iba a ganar, habría hecho bastante”, añadió.

Varios países de Europa del este, entre ellos Polonia, se sienten cada vez más amenazados por Rusia desde el comienzo de la crisis en Ucrania. Y el discurso de Trump fue una dulce melodía para el gobierno polaco.

Ergo, el gobierno polaco anunció que su país compará misiles estadounidenses tipo “Patriot”, que formarán parte de la defensa del país contra posibles agresiones de Rusia.

Trump viajará esta tarde a Hamburgo, donde se reunirá hoy con la canciller alemana, Angela Merkel. Mañana viernes mantendrá su primera y esperada reunión bilateral como presidente con Putin.

“Occidente está en juego”

En un esperado discurso en Varsovia, adelantado por la Casa Blancal a los medios, Trump deja en claro que él cree que la “cuestión fundamental de nuestro tiempo es si Occidente tiene la voluntad de sobrevivir” frente a las “amenazas” de “dentro y fuera” contra sus “valores”, “cultura, fe y tradición”, en un mensaje que aludió sin nombrarlo al mundo musulmán y acaso a otros enemigos como Corea del Norte.

“Como nos recuerda la experiencia polaca, la defensa de Occidente descansa en último término no sólo en los medios, sino en la voluntad de prevalecer de su gente. La cuestión fundamental de nuestro tiempo es si Occidente tiene la voluntad de sobrevivir”, dijo.

“Debemos trabajar juntos para contrarrestar las fuerzas, vengan de dentro o fuera, del sur o del este, que amenazan con acabar socavando esos valores y borrar los lazos de la cultura, la fe y la tradición que nos hacen lo que somos”, agregó.

Fronteras cerradas

En esa línea, el presidente dejó en claro que su país dará la bienvenida a quienes “compartan” sus “valores”.

“Pese a que siempre daremos la bienvenida a nuevos ciudadanos que compartan nuestros valores y el amor por nuestra gente, nuestras fronteras siempre estarán cerradas al terrorismo y el extremismo”, aseguró.

 WHATSAPP FMA102