Profesor catamarqueño adaptó a su alumna a una coreografía

Un video se viralizó rápidamente, luego de que el profesor Lucas Mariano Salas Adi adaptó a una pequeña niña para que participe en una coreografía junto a sus compañeros.

El acto escolar se realizó en el Colegio del Carmen y San José de nuestra provincia.

En las redes, distintas muestras de cariño recibió el docente que tuvo la nobleza de realizar el baile junto a su alumna, quien participó con mucha alegría y emocionó a todos. Además, se hizo noticia rápidamente y los medios nacionales hicieron eco de esta grandiosa actitud del Profesor.

Historia

La nena es Agostina Andreata, tiene 7 años y sueña con ser bailarina. Fue la estrella del acto por el 17 de agosto de su colegio. Ella nació con una malformación que no le permite moverse de la cintura para abajo, por eso su profesor de gimnasia construyó un arnés para que ella pueda bailar como el resto de sus compañeritos.

“La idea la tenía porque la vi en un video en Internet. Acá en las casas de ortopedia no tienen nada así, así que me busqué una modista e hicimos todo a medida”.

Mariano Salas, junto a sus alumnos de segundo grado eran los encargados del acto para conmemorar a San Martín. El profe alguna vez había visto por Internet que existen sistemas para llevar a los chicos que no pueden caminar parados junto a un adulto que los ayude y se propuso crear uno para que su alumna baile con sus amigos.

Se tuvo que buscar una modista audaz que se sume a su proyecto. Fueron muchas pruebas y medidas, esfuerzo y dedicación, pero entre los tres lograron armar un arnés a medida para bailar. “Yo soy muy alto y Agos es muy chiquitita, teníamos que hacer todo bien para que no corra riesgo su salud”, explicó Mariano a un medio.

“Una cosa es caminar, otra bailar, saltar y girar; así que teníamos que tener bien firme el arnés. Tres noches no dormí, pero por suerte todo salió hermoso”.

Todavía está emocionado por lo que vivieron juntos: “Ver a esa nena feliz me llena el alma. Pudo vivenciar movimientos que no conocía”. Los padres de Agostina se sumaron a la idea desde el primer día. “Cuando les pedí permiso para ver si me dejaban hacer esta locura me dijeron que sí, todo porque a ella esté feliz”.

Fueron dos coreografías: la primera la nena bailó con su silla de ruedas y la segunda con su profe de gimnasia. Hace un año, había grabado un mensaje en la radio de su escuela contando que su sueño era ser bailarina. Sin saberlo, Mariano le sumó más pasión a ese sueño.

 WHATSAPP FMA102