Astrónomos descubren una antigua estrella

Lo que parecía ser una nueva estrella, en realidad, era un cuerpo celeste surgido el 11 de marzo de 1437. El astro fue visto por astrónomos coreanos, que tomaron notas de las estrellas a principios del siglo XV. Registraron el fenómeno durante una noche e informaron que, 14 días después, esa llamarada había desaparecido de su posición en la constelación de Escorpio.

Desapareció tan rápidamente que nada hacía pensar que se trataba de una supernova o un efecto solar. En cambio, los astrónomos habían descubierto lo que se conoce como una “nova clásica”. Las estrellas no necesitan perecer para producir eventos explosivos en el cielo. Durante una nova, una pequeña estrella blanca que absorbe hidrógeno de una estrella vecina, el astro se envuelve en una capa de gas robado y esa presión acumulada desencadena un cataclismo. En 1437, esa nova expulsó tal cantidad de hidrógeno que produjo un destello tan brillante que pudo verse desde Escorpio hasta Seúl.

600 años después, la nova ya no es 300,000 veces más brillante que el Sol pero todavía mantiene la atención de los astrónomos. Michael Sara, un astrofísico del Museo Americano de Historia Natural, ha interceptado esta antigua estrella durante casi tres décadas. Las interpretaciones modernas de los mapas coreanos indicaban que la estrella estaba situada entre otras dos de la cola de Escorpio.

“Utilicé todas las herramientas y técnicas que los astrónomos habían desarrollado. Y simplemente salieron con las manos completamente vacías”, recordó Shara. Pero convencido de que podía encontrar alguna cosa, cambió su técnica e hizo el hallazgo.

En la revista Nature, Shara y sus compañeros describieron las imágenes de la nova en el Observatorio Las Campanas de Chile. También rastrearon su ubicación a través de placas fotográficas de vidrio y registros astronómicos conservados entre 1886 y 1993 y que están digitalizados en Harvard.

De ese material, Shara calculó que esa estrella pequeña se movía perpendicularmente a la Tierra. “Sabemos cuantos segundos se mueve por el cielo”, explicó. Usó el movimiento del astro para averiguar el camino, un método que alguien había utilizado por primera vez para ver, de esa manera, el movimiento de una estrella. Cuando retrocedió el reloj 580 años, pudo comprobar el efecto que vieron los astrónomos coreanos en el siglo XV.

El astrónomo de la Universidad de Pisa, Steven N. Shore, calificó la investigación como “una pieza encantadora de investigación histórica“.

Es más, las analíticas de la década de los cuarenta demostraron que el sistema estelar sigue activo. La nova se había convertido en una estrella mucho menos brillante que las clásicas, pero sus erupciones continuaban repitiéndose y parpadeando durante meses y años. En la década de los ochenta, Shara había pronosticado que tanto las novas, las novas pequeñas y los sistemas de nóvalo eran las mismas estrellas en diferentes etapas dentro de un mismo ciclo de erupción. Esta estrella, según dijo, ofrece unas pruebas de que su estudio, efectivamente, tiene razón.

Al igual que las orugas y las mariposas son diferentes etapas de desarrollo” de un organismo, expresó Shara, las hibernaciones y las erupciones de estos sistemas de estrellas son cíclicas. Una estrella de esas características acumula hidrógeno de su vecino durante 100,000 años, entra en erupción, hiberna, pasa por otra etapa y lo hace todo de nuevo posiblemente durante mil millones de años. Y ese astro, que vertió hidrógeno en 1437, volverá a hacerlo.

 WHATSAPP FMA102
Compartir