Seis horas de máxima tensión y violencia frente al Congreso

En un clima de máxima tensión, las inmediaciones del Congreso Nacional y el centro porteño volvieron a ser ayer escenario de incidentes entre manifestantes que protestaban contra la reforma previsional y efectivos de la Policía de la Ciudad, que dejaron más de un centenar de heridos y detenidos.

Los enfrentamientos comenzaron en los alrededores del Parlamento a las 13:30 y, tras cuatro horas de incidentes en el lugar, se trasladaron hasta 9 de Julio y Avenida de Mayo, donde la tensión se mantenía pasadas las 19:00.

Según informó la Policía de la Ciudad hasta el cierre de esta edición había al menos 60 detenidos y varias decenas de heridos: el SAME indicó que hubo 109 pacientes atendidos, entre los que se encontraban manifestantes y policías, por politraumatismos, traumatismos oculares y traumatismos de cráneo, producto de los piedrazos y las balas de goma.

El operativo de seguridad inicial montado alrededor del Parlamento fue menor al de la semana pasada y en esa zona actuaron los efectivos de la Policía de la Ciudad, a los que luego se sumaron integrantes de Policía Federal, no así la Gendarmería Nacional.

La tensión comenzó cerca de las 13:30, cuando todavía no había empezado la sesión especial en Diputados y un grupo de manifestantes derribó las vallas que se habían colocado sobre la avenida Rivadavia, antes de su intersección con avenida Callao.

De la multitudinaria protesta, en medio del paro nacional de la CGT, participaron militantes de organizaciones sociales, gremiales y políticas, como el MTS, PTS, MAS, Izquierda Socialista, la UOM, Sí y el Partido Obrero, entre otros.

Pasadas las 14:10, el oficialismo obtuvo el quórum necesario para iniciar la sesión especial y la temperatura en la protesta se elevó, cuando un grupo comenzó a arrojar piedras y la policía respondió con balas de pintura.

La tensión fue creciendo minuto a minuto y los piedrazos fueron incesantes, provenientes de la rotura de baldosas, mientras algunos manifestantes se cubrían con maderas y los efectivos formaban un cordón con escudos.

Cerca de las 16, luego de que fuera derribado otro vallado, los policías comenzaron a reprimir con balas de goma, camiones hidrantes y gases lacrimógenos, para intentar desalojar la Plaza del Congreso.

Militante de izquierda

Una de las repudiables imágenes del día fue la que protagonizó el militante de izquierda Sebastián Rodrigo Romero quien apuntó contra las fuerzas de seguridad con un arma casera compuesta por un mortero y una rama de un árbol. Quedó registrado en fotos.

Números

– Unos 1.000 efectivos de la fuerza porteña fueron desplegados con un mínimo apoyo de la Policía Federal, aunque estaba acordado convocar refuerzos si lo requerían.

– Gomeras con bolitas de acero y las viejas “lecheritas”, cascotes sacados de las veredas que los mismos manifestantes rompieron y armas tumberas fueron las utilizadas.

– La orden de reprimir llegó pasadas las 14:30. Los efectivos lanzaron gases lacrimógenos y balas de goma, y actuaron camiones hidrantes.

– En la zona de Congreso unos 500 gendarmes esperaban la orden para actuar, aunque finalmente no intervinieron.

 WHATSAPP FMA102