El órgano histórico de la Catedral Basílica comenzó a recuperar su original sonido, luego de que el organero Carlos Merlassino y su equipo concluyeran con los trabajos de puesta en valor y finalizaran la primera etapa de restauración, iniciada el mes pasado.

Ante las miradas, la atención y el gran asombro de las personas que a diario acuden al Santuario de la Virgen del Valle, el añejo instrumento musical luce y suena espléndido, y es objetivo de quienes trabajan para su puesta a punto que funcione para las próximas fiestas Marianas, aun cuando estiman que estará totalmente reparado en febrero del próximo año.

Para Merlassino, este órgano es el más importante de la región del norte, pero debe ser reparado en su totalidad. “En mis manos está la responsabilidad de restaurarlo y devolverle su originalidad y afinación, pero en el compromiso de los catamarqueños está la obligación de proteger esta joya de la música que posee la casa de la Virgen del Valle”.

El especialista agradeció a cada una de las personas que colaboran y apoyan la iniciativa del gobierno y del Obispado, desde donde hacen posible que se lleve a cabo esta histórica restauración.

Historia

El instrumento musical fue construido en 1908 en la fábrica italiana de Giacomo Locatelli, e instalado por Sangaletti en 1910 en la Catedral Basílica Nuestra Señora del Valle.

Reloj

Otra joya más que posee la Catedral quedó en manos del restaurador, quien realizó una profunda limpieza y lubricación del reloj histórico. “Pusimos a funcionar el reloj, el secreto de su recuperación está en atenderlo. En otras partes del mundo estos relojes son objeto de atracción turística. Ahora les dejo un pequeño manual de uso, para que se instruya a una persona para su manejo. Vamos a trabajar para que este reloj se automatice, pues así fue concebido y por rotura de parte del sistema mecánico ahora funciona a cuerda. De los relojes que conozco éste es un muy buen reloj, lo que pasa que en ese tiempo en nuestro país teníamos muy buenos relojeros”, consideró.