El presidente venezolano denunció que el organismo abandonó la defensa de los derechos humanos y lo acusó de «chantajear y presionar gobiernos». Por otra parte, confirmó la mejora en su estado de salud.

Venezuela abandonará la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) «en uso de su libertad y en defensa de la dignidad de sus habitantes», aseguró el presidente Hugo Chávez, que, además, se declaró «muy bien» de salud.

Chávez renovó sus cuestionamientos a la Corte IDH, a la que calificó de «nefasta», y reseñó el respaldo de ese organismo continental al breve gobierno del empresario Pedro Carmona, que asumió tras la asonada golpista de abril del 2002.

Para Chávez, «la última disposición que tomó ese organismo constituyó la gota que desbordó el vaso», en referencia al fallo de la Corte IDH que favoreció a Raúl Díaz, acusado de la autoría de ataques terroristas en Caracas.

Díaz, prófugo de la justicia venezolana y residente en Estados Unidos, atacó con explosivos el Consulado General de Colombia y la Oficina de Comercio de España en 2003.

En conferencia de prensa, ayer, Chávez consideró que «resulta una decisión aberrante» favorecer a Díaz, que «está huyendo y es prófugo de la justicia».

La Corte IDH es «nefasta y podrida, un organismo que ha degenerado su naturaleza en defensa de los derechos humanos y acoge negociaciones corruptas para chantajear y presionar gobiernos», afirmó el mandatario, y agregó: «Nosotros no somos chantajeables: tenemos por delante la dignidad nacional».

La decisión de la Corte IDH en favor de Díaz, difundida el 20 de julio, acusa al Estado venezolano de ser «internacionalmente responsable por la violación del derecho a la integridad personal y por los tratos inhumanos y degradantes en perjuicio» del acusado.

También ayer, el canciller Nicolás Maduro adelantó que «después de pasar el preaviso de un año» y cumplir «expresamente la comunicación y todos los argumentos legales y jurídicos», Venezuela hará efectiva su salida de la Comisión (CIDH) y de la Corte IDH.

Según la estatal agencia AVN, Maduro confirmó que próximamente Caracas denunciará ante la OEA la Convención Americana sobre Derechos Humanos para que en un año se oficialice la ida del país de los dos organismos.

En otro orden, Chávez aseguró que se siente «muy bien» de salud y desmintió que hubiera aprovechado su paso por Brasilia -donde se formalizó el ingreso de Venezuela al Mercosur- para hacerse una serie de chequeos, como señalaron algunas versiones.

Lamentó el mandatario que «algunos, incluso con sadismo, aprovechan cualquier oportunidad para lanzar mensajes y malos deseos» sobre su persona y hasta fue más allá al señalar que a quienes le desean la muerte, él les desea «mucha vida para que sigan viendo cómo la Revolución Bolivariana avanza de batalla en batalla y de victoria en victoria».

En junio del año pasado Chávez fue operado dos veces de urgencia en La Habana para extirparle un tumor canceroso. Después hubo una tercera intervención y estadías sucesivas en la capital cubana para un tratamiento a base de radioterapia.

 

Telam