Al menos 31 personas murieron y 16 desaparecieron a causa de las lluvias torrenciales que azotaron Corea del Norte los últimos días.

Las muertes sucedieron por deslizamientos de tierra, producto de las fuertes lluvias, y la caída de rayos, principalmente en las localidades de Kaechon y Tokchon, en la provincia de Phyogan Sur, y Nyongwon, en Phyogan Norte, informó el Gobierno norcoreano, según despacho de Europa Press.

Además, las inundaciones destruyeron o dañaron más de 4.900 viviendas, y sumergieron más de 8.530 casas, dejando al menos 21.500 personas sin alojamiento en todo el país, comunicó la agencia norcoreana, KCNA.

Por último, las autoridades de Pyongyang anunciaron que 15.370 hectáreas de terrenos cultivables resultaron inundadas y 200 inmuebles, entre edificios e industrias públicas, fueron dañadas o quedaron sumergidas por el aluvión.

 

Telam