El presidente de Ecuador, Rafael Correa, llamó a los ciudadanos y a la oficialista Alianza País (AP) a montar una «vigilia y movilización» para evitar «un colosal fraude» en las inscripciones de partidos para las elecciones del próximo año.

Es la primera vez que Correa sale a expresarse sobre el escándalo originado en la detección de miles de casos de ecuatorianos cuyas firmas aparecen avalando un partido ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) sin haber dado jamás su consentimiento.

Las adulteraciones de firmas obligó al CNE a realizar una nueva verificación de todas las firmas a partir de este 10 de agosto.

En conferencia de prensa en la sede de PAIS, Correa aseguró que su partido «no permitirá que la corrupción prevalezca en el país» y llamó «a partir de este momento a una vigilia ciudadana para evitar que la partidocracia y cierta prensa burle la Constitución y la ley».

El mandatario denunció que los partidos opositores conocían de la oferta de compra de firmas, pero no lo denunciaron, por lo que pidió a la Fiscalía y a la Asamblea legislativa que apliquen un Código de Ética ante el «descomunal fraude que muestra las mafias que existen en la partidocracia».

El CNE abrió un período de calificación a los partidos y movimientos políticos que quieran intervenir en las elecciones generales de febrero del 2013, para lo que solicitó como requisito la presentación de cerca de 160 mil firmas de respaldo de ciudadanos.

«Claramente los culpables de esto son estas mafias políticas, sin ética ni apoyo popular que compraron firmas y contrataron empresas para hacer lo que tenían que hacer como auténticos movimientos políticos», afirmó Correa, según la estatal agencia Andes, Prensa Latina y DPA.

En la conferencia, escoltaron al mandatario el vice Lenín Moreno, el canciller Ricardo Patiño y el líder parlamentario Fernando Cordero.

Correa puso de relieve que la alianza oficialista es «la única que no necesita hacer trampa porque recogió 10 veces más las firmas exigidas por la ley, ganó ocho elecciones seguidas y cuenta con el apoyo confirmado en las encuestas de al menos el 70 por ciento de la población».

El caso complicó el calendario electoral y aunque se descuenta que los comicios no serán suspendidos, sí se considera seguro que al menos habrá una prórroga para anunciar los partidos que podrán competir en febrero, al que inicialmente iba a ocurrir el 18.

A su turno, el canciller Patiño consideró «un atropello a la decencia política» el fraude con las firmas y juzgó «una inmoralidad» las declaraciones de la diputada Lourdes Tibán, de Pachakutik, sobre la propuesta de una empresa de hacer el listado de seguidores del partido a un costo de 200 mil dólares.

«Se pude deducir que si ese servicio hubiera costado dos mil dólares, se hubiera aceptado ese trámite de comprar la base de datos», advirtió Patiño.

 

Telam