El presidente de los EEUU advirtió que su triunfo en los comicios no será como los del atleta jamaiquino, y llamó a sus militantes a duplicar el esfuerzo. Durante el fin de semana, el candidato republicano Mitt Romney presentó a su compañero de fórmula

«Esta no va a ser una carrera como la de Usain Bolt donde nosotros estemos 40 yardas adelante y podremos empezar a trotar diez pies  antes de la llegada», dijo Obama en referencia al deportista jamaiquino, quien ganó el oro en los 100, 200 metros y la posta 4×100 en los recientes Juegos Olímpicos de Londres

Obama habló ante una élite de 100 seguidores, que pagaron 40.000 dólares por persona para tener una entrada exclusiva a su residencia del barrio Hyde Park, en Chicago, donde pudieron conocer por dentro el hogar que dejó en 2008 cuando ganó la Casa Blanca y al cual regresó luego en apenas nueve ocasiones.

«Nosotros deberemos correr hasta atravesar la cinta. Pero realmente estamos bien posicionados no sólo para ganar sino para mantener a los Estados Unidos moviéndose hacia adelante», dijo Obama, quien según las últimas encuestas aventaja por siete puntos a su rival republicano Mitt Romney.

«En cada elección, presidentes o candidatos dirán: ésta es la más importante elección de toda mi vida», dijo el mandatario antes de bromear: «ésta es la más importante elección de toda mi vida».

Obama agradeció a los presentes en su nombre y en el de su esposa Michelle, y les advirtió que «ésta será una elección ajustada. Nos restan 86 días. Ahora no es tiempo de cansarse. Ahora es el momento de duplicar» el esfuerzo.

Más adelante, Obama se refirió a Paul Ryan, el flamante compañero de fórmula ultra conservador de Mitt Romney, quien fue presentado oficialmente durante el fin de semana.

«Mi oponente eligió a su segundo, el líder ideológico de los republicanos en el Congreso, Paul Ryan. Quiero felicitar a Ryan. Lo conozco y le doy la bienvenida a esta carrera», dijo el presidente con mesura en su primera reacción ante la elección del segundo de Mitt Romney.

«Es un hombre decente. Es un hombre de familia. Es un elocuente portavoz para la visión del gobernador Romney, pero es una visión con la que estoy fundamentalmente en desacuerdo«, agregó Obama.

Por su parte los asesores de Obama se apresuraron a desmantelar el historial del polémico Ryan, retratándolo como un extremista, amante de los recortes de presupuesto y amigo de los ricos, afirmando que sería implacable a la hora de terminar con los programas sociales, estableciendo así una nueva línea de ataque antes de las elecciones del 6 de noviembre.

«Es una elección que entusiasmará a las voces más estridentes del Partido Republicano, pero que debería molestar a todo el resto», declaró David Axelrod, asesor de Obama, a la cadena de televisión ABC.

Axelrod calificó al combinado Ryan-Romney como ideológicamente extremo y propicio a enriquecer a una clase ya bastante rica, al tiempo que dañar a la clase media, tratando de empujar a la candidatura republicana más allá del crucial centro político.

 

Infobae