Los centros comunitarios desmintieron las cifras del Indec. Margarita Barrientos dijo que «es una picardía decir que se vive con $6». En Jujuy añaden que allí «es más caro»

Casi al inicio de esta semana un dato del Indec, apenas vio la luz, fue motivo de serios debates: una familia tipo (dos adultos y dos niños) necesita apenas 23 pesos por día para cumplir sus cuatro comidas diarias. En otros números, con $6 una persona puede comprar su comida de todo el día.

Infobae.com habló al respecto con quienes más saben de dar de comer a grandes y a chicos: encargados de comedores comunitarios y la presidente de la Liga de Amas de Casa.

En el Comedor Los Piletones se alimentan a diario unas 1.500 personas –grandes y chicos–. Todos desayunan, almuerzan y cenan en ese espacio.

«Escuchar que se come con $6 por día es una picardía… quisiera saber dónde se compran esos alimentos para ir a comprarlos. A nosotros nos cuesta mucho más», señaló Margarita Barrientos, responsable del comedor Los Piletones, de Villa Soldati.

Haciendo cuentas mentales, Barrientos ideó un magro almuerzo que no saliera de esa controvertida cifra: «El paquete de fideos más barato sale $3,80, la lata de puré de tomate más barata sale $5. No compremos un kilo de papa, sino medio, sale $3. No le ponemos ni morrón ni zanahoria al guiso para que salga menos, un poco de carne picada, de la más barata, sale $30 el kilo, compremos un cuarto… y falta el jugo…».

Siguiendo ese ejemplo y considerando que con un paquete de fideos pueden comer 4 personas y que de ese menudo guiso de papas, fideos, carne picada y un poco de puré de tomate, algún pan para acompañar más un jugo para tomar, la cuenta supera los $5,30 por cabeza y en una sola comida, muy escasa de nutrientes, por cierto. Restan otras tres y queda menos de un peso para gastar en ellas. Desde esa perspectiva, los números no cierran.

«Es una picardía decir que con $6 vive una persona. Si así fuera, no tendría que venir gente al comedor», dijo con cierta gracia y escepticismo la encargada de alimentar a cientos de bocas cada día.

Es que en Los Piletones no sólo comen niños, también lo hacen adultos y abuelos –muchos de ellos tienen un menú especial porque son diabéticos, otros celíacos y otros sufren de presión alta. «¡Ya para ellos (los diabéticos) un paquete de fideos sin gluten sale $20! En promedio se gasta más de 20 pesos por comida, por persona«, concluyó Barrientos.

Por su parte, desde el Hogar Fundación Los Cara Sucia aseguran que «por día se gasta en promedio de 17 pesos por chico del hogar». Allí protegen alrededor de 50 niños. Además, aclaran que «el comedor se maneja con donaciones» y es otra la situación que viven.

La casa que fundó Mónica Carranza y que hoy está a cargo de su hijo, atiende las necesidades de 50 niños dentro del hogar y otras tantas personas que acuden a diario a ese comedor por un plato de comida.

Desde Jujuy a La Matanza, muchos de los comedores existen gracias a la solidaridad de particulares

En una de las localidades del populoso partido de La Matanza funciona desde 1995 el Centro Comunitario Isidro Casanova. Allí tres veces por semana se alimenta a 120 personas (80 niños y el resto, adolescentes y adultos). Mirta –fundadora y encargada–, dijo a este medio que si bien no saca números por platos de comida, gasta por mes «$1.200 en carne –4 kilos de picada o roast beef, a veces huesos o espinazo– y $600 en verduras –una bolsa de papa, zapallo anco, cebollas y morrones–. El resto son donaciones de particulares y no sé cuánto suma», aseguró la mujer, que atiende un comedor en su propia casa.

En cualquier kiosco de Buenos Aires, la propuesta de golosinas es tan amplia como variada y costosa: un alfajor llega a valer $6, una tableta de chocolate supera los $10, la bolsita de las renovadas «tutucas» supera el margen de los $4. Es impensado entonces incluir esos «gustitos» del paladar en aquella cifra.

Lejos de los costosos sabores propios de un kiosco porteño, en un comedor comunitario del municipio de Ledesma, Jujuy, Raúl Goyonechea recién acaba de servir la comida a las más de 100 personas que se reúnen a diario en el comedor «Fuente Agua Viva, Renovación Carismática» (Barrio 22 de Mayo).

«Esta mañana fui a hacer las compras: una bolsa de arroz (5 kg) por $33 y una bolsa de lentejas por $45, más un poco de verduras y pan» para preparar unos 20 litros de guiso.

El hombre que desde hace 12 años trabaja en el comedor por el que pasan a diario unas 120 personas dijo que no lleva la cuenta de los gastos diarios pero que «acá (en Jujuy) sale todo más caro que en Buenos Aires» y no recibe donaciones de empresas, al igual que tantos cientos de lugares, sobreviven gracias a la bondad de quienes dejan todo para que otro no pase hambre.

Consejos para controlar los gastos de las comidas diaria

La presidente de la Liga de Amas de Casa, Irma Muñoz Muslera, dejó para los lectores de Infobae.com una serie de consejos a tener en cuenta a la hora de hacer las compras: «Antes de comprar tienen que pensar, hacer una lista de las cosas que necesitan. Cuando compren frutas y verduras que sean las de estación y lo necesario. No vayan a comprar con apetito porque entonces uno se quiere comprar todo. Lleven una calculadora y sumen los precios. Hay que defender el bolsillo. Que cada ciudadano se respete a si mismo y que sepa cuáles son sus derechos como consumidor. Hay que aprender a comprar y no tener vergüenza de protestar«.

 

Infobae