La Comisión de Participación municipal (CPM), en la reunión que se realizará el próximo viernes, pondrá fecha para la auditoría al municipio de Fiambalá, luego de que el intendente Amado “Coco” Quintar confesara que utilizó fondos específicos, destinados a paliar los destrozos causados por las inclemencias del clima, para el pago de sueldos de los empleados de su comuna.

En este sentido, la situación del jefe comunal fiambalense sería bastante complicada, ya que el propio Quintar confesó en una reunión de la Comisión, cuando todavía era vicepresidente de la misma, que desvió parte de los 500 mil pesos recibidos para abonar los haberes de los municipales, a pesar de que las partidas percibidas del Fondo de Emergencia en marzo eran para hacer frente a los destrozos causados por las lluvias.
Para controlar el destino que finalmente tuvieron los fondos otorgados al municipio, la CPM se trasladará al lugar, no solo con todos los intendentes que la integran, encabezados por el jefe comunal de Recreo, Daniel Polti, sino también con contadores y técnicos para inspeccionar en qué insumos se gastaron los 500 mil pesos y qué obras de reconstrucción o contención ante nuevas crecidas de los ríos se realizaron.
Además, Quintar todavía tiene que devolver una parte importante de la ayuda que recibió del Fondo de Emergencia en marzo, porque el 40 por ciento de las partidas eran reintegrables. De esta manera, deberá  reponer 200 mil pesos.
De comprobarse la “malversación de fondos”, como lo calificaron desde la CPM, la sanción que le cabría a Fiambalá sería suspenderle la ayuda del Fondo de Emergencia, por un período de tiempo que determinará el organismo.

Mal precedente
Además del desvío de fondos con destino específico (ver aparte) a los intendentes que integran la Comisión de Participación municipal, les molestó que el intendente de Fiambalá, Amado “Coco” Quintar solicitara la aprobación del organismo para ampliar su planta de personal, cuando días atrás pidió auxilio económico para afrontar el pago del aguinaldo. Si bien la Comisión otorgó la ayuda económica solicitada (75 mil pesos no reintegrables), rechazó en forma unánime, es decir, con la coincidencia de los intendentes del FPV y del FCyS, el pedido de agrandar la planta municipal de Fiambalá, lo que hace pensar que si Quintar incurrió en malversación de fondos, sus pares del radicalismo no justificarán su accionar.