Luego de que las acciones de Facebook tocaran sus mínimos históricos en Wall Street, algunos inversores quieren al CEO de la red social fuera de la presidencia de la empresa

La salida de Facebook a la bolsa fue complicada desde el inicio. A tan solo una semana de hacerse pública, la empresa que dirige Mark Zuckerberg fue demandada por ocultar información clave cuando llegó a Wall Street.

En esa oportunidad, se acusó a la red social y a los bancos Morgan Stanley, JP Morgan y Goldman Sachs de no haber revelado que habían bajado las previsiones respecto del rendimiento de Facebook.

Luego de ese episodio, la actuación bursátil de Facebook no repuntó y el 16 de agosto pasado sus acciones cotizaban a u$s19,69, su piso más bajo hasta el momento.

El precio inicial de los títulos el 18 de mayo, el día de la salida a la Bolsa, era de u$s38.

Inclusive Peter Thiel, director de Facebook, se deshizo de más de 20 millones de acciones de la empresa entre el jueves y viernes de la semana pasada.

Mark Zuckerberg admitió que es «doloroso» ver caer el valor de las acciones y de la compañía que dirige.

De acuerdo con la revista Time, el conjunto de sucesos llevó a los inversores a cuestionarse acerca del rol de Mark Zuckerberg como CEO de la empresa.

Varios CEO de empresas tecnológicas han dejado su cargo, como Bill Gates de Microsoft y Larry Page, de Google (de forma temporaria).

Muchos quieren a Zuckerberg en la compañía, pero no como presidente, sino como responsable del producto y «líder espiritual» de la red social, a cargo del desarrollo y mejora de la plataforma.

Inclusive, varios critican el estilo descontracturado de vestir del fundador de Facebook, cuyo «look» insignia son las remeras y buzos con capucha, que, según algunas opiniones, no van con Wall Street.

 

 

Infobae