Es el alza que registraron en comparación con el mismo periodo de 2011, en tanto que las ventas en el mercado interno aumentaron 2% en los primeros seis meses.
Así lo anunciaron el ministro de Agroindustria de Mendoza, Marcelo Barg, y el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Guillermo García, en conferencia de prensa, donde echaron luz sobre la actual situación de las exportaciones de la vitivinicultura argentina, saliendo al cruce de versiones periodísticas.
En ese sentido, Barg comentó que “ante alguna información que apareció sobre una caída en las exportaciones de vino, queremos aclarar y poner en conocimiento los números de exportaciones y consumo interno”.
García dijo que “cuando difundimos la información, habíamos dicho que tuvimos un muy buen primer semestre de 2012, con 9% de crecimiento de la comercialización total, un crecimiento de más de 35% en las exportaciones y 2% en el mercado interno».
«Con una huella marcada -añadió- de lo que había sido en el mes de junio el tema de las licencias no automáticas en Brasil, que teníamos la expectativa que eso se fuera solucionando, y así fue en julio, en donde las exportaciones a ese país retomaron su ritmo normal», explicó.
«Hoy hemos estado consultando con nuestro Departamento de Exportaciones y continúan con las actividades normales. Es decir, no hay ningún tipo de inconveniente más allá de que siguen existiendo las licencias no automáticas que implican un trámite que realiza el importador para las bodegas argentinas”, explicó.
El presidente del INV enfatizó que “no hay ningún nuevo elemento que nos haga presumir un cambio en los movimientos de las exportaciones de vino a Brasil».
«Con posterioridad a lo que sucedió en el primer semestre con estos números positivos, se termina el mes de julio con cifras positivas y lo que va de agosto sin novedades, y una anticipación de lo que es la venta en el mercado interno acumulado entre enero y julio, que nos da un crecimiento de alrededor de 2%», puntualizó.
Por su parte, el titular de la cartera agroindustrial aclaró que “el 9 de mayo pasado Brasil puso las licencias no automáticas y esto repercute desde esa fecha hasta fin de junio. Prácticamente no se otorgaron licencias porque estaba el plazo de 60 días al que podía apelar la secretaría de Comercio Exterior de Brasil».
«Luego de la Cumbre de Mercosur se ha ido liberando el stock pendiente. Por otro lado, las licencias siguen siendo no automáticas y tienen una demora de otorgamiento que en algunos casos llega a los 10 ó 15 días, y cuando se superan las cámaras vitivinícolas nos avisan. Desde el Gobierno se buscan los medios para ver si hay algún tema puntual que se deba solucionar”, dijo.