El dispositivo de la firma suiza puede ser sumergido en hasta 30 centímetros de agua para remover la suciedad acumulada y mantener las teclas limpias

Logitech propone una nueva solución para mantener el teclado limpio y libre de gérmenes. Su nuevo K310 puede ser enjuagado y sumergido en hasta 30 centímetros de agua para lavarse y remover la suciedad acumulada entre las teclas.

Su estructura cuenta con pequeños orificios para drenar el agua de forma tal que el teclado se seque fácilmente y con rapidez. La única parte que no se puede sumergir es el cable USB.

Las teclas, por su parte, están impresas con láser y tienen una capa UV para que las letras y números sobre ellas no se borren y resistan los lavados. Además de ser resistentes al agua, las teclas duran alrededor de 5 millones de toques.

El teclado es compatible con computadoras con Windows XP en adelante e incluye teclas rápidas de acceso al mail y la web, entre otras. Además, no requiere ningún software de instalación.

Saldrá al mercado en los Estados Unidos hacia finales de agosto y costará u$s40. Logitech prevé llevarlo al mercado europeo en octubre de este año.

 

Infobae