«Vives prisionero de un apodo, que es el de tu padre. Eres el hijo de la leyenda. ¿Cuándo vas a dejar de ser ‘el hijo de’?». Así, fuerte, al mentón, arrancó Sergio Martínez con simplemente una mesa de por medio separándolo de Julio César Chávez, su próximo objetivo para capturar nuevamente el cinturón mediano del Consejo Mundial de Boxeo, ese que le quitaron y que podrá volver a lucir con una victoria el 15 de septiembre en Las Vegas.

El breve encuentro fue difundido por distintos medios televisivos y electrónicos tanto de Estados Unidos como de todo el mundo.»Nunca voy a dejar de ser el hijo de», le contestó el mexicano, mientras que el bonaerense le retrucó: «Por supuesto. Pero en el ring vas a estar tu solo. No va a estar con tu padre»..»El 15 de septiembre, cuando te noquee, voy a ser ese que tu quieres que sea. Esta es la mejor quijada», le respondió Julito Chávez, mientras le señalaba su mentón al argentino.
«¿Cómo vas a pelear con alguien si no puedes golpearlo? Pongo la firma que eso sucederá», le aseguró Martínez mientras el sinaloense repetía que lo iba a golpear.