Militantes de movimientos sociales retiraron artículos de primera necesidad en un supermerado de Mérida para denunciar que muchas familias no tienen para comer. La policía incautó lo expropiado.

Medio centenar de activistas de movimientos sociales intentaron sacar hoy alimentos de un supermercado Carrefour de Mérida, en la sureña Extremadura, en un nuevo saqueo con el que buscaban denunciar los recortes y la situación extrema de crisis.

Los manifestantes, convocados por el “Colectivo la Trastienda” y la “Plataforma por la Renta Básica en Extremadura”, emularon la acción realizada a principios de agosto en Sevilla y Cádiz por el Sindicato de Andaluz de Trabajadores (SAT), bajo el liderazgo del diputado de Izquierda Unida (IU) Juan Manuel Gordillo, quien fue denunciado ante la justicia.

En aquella ocasión lograron sacar varios changos con alimentos de dos supermercados –que repartieron entre personas necesitadas-, pero esta vez la policía incautó los pocos productos que los manifestantes se llevaron sin pagar.

De esta nueva acción participó el también diputado regional de IU Víctor Casco y el ex coordinador de la coalición Manuel Cañada, un destacado activista político y social de Extremadura.

A través de Twitter, Casco relató lo ocurrido y publicó una foto ilustrativa: “Ahora mismo en el Carrefour, en un acto de protesta y rebeldía: expropiación de alimentos».

En total participaron unas 60 personas y se logaron sacar sin pagar cuatro changos con alimentos como aceite, azúcar, arroz, leche y legumbres, aunque la policía, que estuvo siempre presente, finalmente incautó los productos sustraídos y los devolvió al supermercado.

Al igual que la acción protagonizada por Gordillo, que tuvo una gran repercusión mediática nacional e internacional, los manifestantes de Extremadura tenían como objetivo denunciar las “injusticias” que están viviendo muchas familias en España que ya no tienen dinero para comer.

“Frente a la acaparación de riqueza por unos pocos, reparto de la riqueza», dijo Casco al justificar la protesta, que describió como un acto de “insumisión frente al poder”.

Por su parte, el coordinador regional de IU en Extremadura, Pedro Escobar, expresó su solidaridad con los manifestantes y destacó el “valor simbólico” del acto de “expropiación de alimentos”, según la prensa española.

En el caso de los saqueos que tuvieron lugar en Andalucía, la Fiscalía estudia imputar a Gordillo como “inductor o cooperador necesario” en el “asalto” a un supermercado Mercadona de Ecija, Sevilla, ya que no participó de forma directa, mientras el resto de personas que protagonizaron la protesta tendrán que responder ante la justicia.

Tras las primeras acciones del SAT, el gobierno del derechista Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy ordenó el arresto de los responsables de los saqueos, pese a su carácter reivindicativo.

«Todos somos conscientes de que la gente lo está pasando mal, pero el fin no justifica los medios», dijo el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien añadió que “en ningún caso” se va a permitir que se tome “la justicia por las manos” porque «esto sería la ley de la selva».