La tormenta tropical que se acerca a los EEUU dejó un panorama desolador en el Caribe: 7 muertos, 14.600 evacuados y 3 personas desaparecidas

Entre las víctimas se encuentran una niña de ocho años que murió al derrumbarse una pared de su casa, un niño de seis años que falleció en una tienda de campaña, una mujer de 51 que cayó del techo de su vivienda y otra persona muerta en un deslizamiento de tierra, afirmaron fuentes de defensa civil de Haití, que confirmó la cifra de siete muertos la noche del sábado tras un nuevo balance, luego del paso de la tempestad por ese país.

Además, unas 5.000 personas y 18 campos de refugiados víctimas del terremoto de 2010 tuvieron que ser evacuados, añadió el reporte.

La reconstrucción del país tras el sismo, que dejó más de 250.000 muertos en 2010, está lejos de concluir y unas 400.000 personas aún viven en campamentos de refugiados.

El presidente Michel Martelly sugirió que hay «que aprovechar este momento para ver si podemos retirar definitivamente a la gente de esos campamentos«.

En tanto, en República Dominicana, las autoridades indicaron que desde ayer hay tres personas desaparecidas, entre ellas el alcalde de una ciudad próxima a Santo Domingo que fue arrastrado por el agua mientras intentaba salvar a una persona.

Asimismo, 764 viviendas sufrieron daños y más de 9.600 personas fueron evacuadas.

En su paso por Cuba la tormenta provocó fuertes vientos, lluvias y daños materiales en el norte de la isla, pero en el este del país aún se están produciendo aguaceros que han dejado más de 80 milímetros de precipitaciones en tres horas.

Por su parte, la tempestad pasará muy cerca o tocará este domingo el archipiélago de los Cayos, en Florida, donde un alerta de huracán fue decretado, así como en otras zonas del estado, informó esta mañana el Centro Nacional de Huracanes, organismo con sede en Miami. Se prevé que los vientos superen los 160 km/h a su llegada al archipiélago.