El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, exhortó hoy a proteger el programa de salud del Gobierno, Medicare, uno de los puntos claves que lo separan de las propuestas de su contrincante eepublicano, Mitt Romney.

«Aquí, en Estados Unidos, creemos en mantener nuestras promesas, especialmente con nuestros adultos que tuvieron una vida de duro trabajo y merecen disfrutar de su vida de retiro. Eso es lo que representa Medicare», señaló el presidente en su habitual mensaje por radio de los fines de semana.

«Es por eso que necesitamos reforzarlo y preservarlo para futuras generaciones», agregó. «Y mientras tenga el honor de servir como su presidente eso es exactamente lo que haré», se comprometió Obama, según la cadena televisiva estadounidense CNN.

Medicare apareció como tema de campaña a principios de mes, tras elegir Romney a su compañero de fórmula, el representante por Wisconsin y miembro del colectivo de extrema derecha Tea Party, Paul Ryan.

Ryan saltó al conocimiento público, entre otras cosas, por su plan para reducir los gastos gubernamentales, que incluye una reforma de Medicare.

El plan de Ryan apunta a mantener sin cambios el programa de salud, pero sólo para personas mayores de 55 años, contemplando una opción de bonos para las generaciones más jóvenes que podrían con esos bonos adquirir seguros médicos privados.

Pero Obama explicó que de esa manera, los menores de 55 años obtendrían un bono para comprar seguros, «pero ellos no podrán cubrir los costos».

«Por consiguiente, el plan los llevaría a realizar un pago extra de 6.400 dólares al año para contar con los mismos beneficios que tienen ahora. Y podría terminar con Medicare tal como la conocemos hoy», sentenció Obama.