Veintiseis muertos y más de 80 heridos fue el trágico saldo de una explosión ocurrida esta madrugada en un tanque de gas propano en una refinería de petróleo de Amuay,

Ocurrió en el estado venezolano de Falcón, a unos 700 kilómetros al oeste de Caracas.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, decretó tres días de duelo «su profundo dolor por la tragedia», y manifestó su solidaridad con los familiares de las víctimas, con el pueblo de Paraguaná, con los trabajadores de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

La explosión se produjo en la refinería de petróleo de Amuay ubicada en la costa occidental de la península de Paraguaná, en el municipio Los Taques del estado de Falcón.

«He ordenado una investigación profunda sobre lo ocurrido y además habrá que determinar bien causas, efectos y acciones a tomar. Dentro de la tragedia estamos investigando, descubriendo verdades, atendiendo a las víctimas», indicó el mandatario a Venezolana de Televisión.

El incidente comenzó a raíz de una fuga de gas propano en una planta de olefinas, generando llamas que alcanzaron a nueve tanques de almacenamiento de combustible de la refinería, según informó Dpa.

El Ministerio Público de Venezuela designó al fiscal nacional Jimi Goite para que determine las causas de la explosión. El organismo dispuso que un equipo de expertos de la Unidad de Criminalística realice las pruebas periciales respectivas, consignó la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

El vicepresidente Elías Jaua, quien viajó hasta el lugar de la catástrofe, declaró controlado el incendio luego de varias horas de trabajo de los bomberos.

Además, confirmó que 17 de las víctimas fatales son efectivos de la Guardia Nacional que formaban parte del dispositivo de seguridad del complejo, ya que las llamas alcanzaron las barracas donde dormían.

También indicó que en los hospitales cercanos se registraron 82 ingresos, con 26 muertos y unos 50 heridos.

El funcionario señaló que el Gobierno Nacional activó un plan de contingencia para atender la situación, «garantizar la atención adecuada a los heridos, las familiares de las víctimas y la población en general».

Asimismo, dijo que la ministra de Salud, Eugenia Sader, «se encuentra coordinando la atención a los heridos», mientras que el titular de la cartera de Defensa, Henry Rangel Silva, «está implementando una logística para contar con la mayor cantidad de aeronaves para trasladar a las personas que sufrieron quemaduras al hospital Coromoto, ubicado en Maracaibo, estado de Zulia».

En tanto, el ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, aseguró que el gobierno «garantiza el suministro de gasolina al mercado nacional».

Ramírez llamó a los pobladores cercanos a mantener la calma, señalando que el área será acordonada hasta que se descarte toda amenaza y para que el equipo investigador realice las labores para determinar las causas de la explosión.

Agregó que el complejo se sometió a una paralización de operaciones por lo ocurrido, pero aseguró que está en capacidad de reiniciar las actividades en un máximo de dos días.

La gobernadora del estado de Falcón, Stella Lugo, reconoció que todavía hay «mucho pánico» en las poblaciones vecinas y que se evacuaron algunas de las viviendas más cercanas.

Alrededor de la 1.10, hora local (5.40 GMT), se produjo una fuga de gas que generó una explosión y provocó incendios en tanques de la refinería y en las áreas circundantes.

Amuay es una de las tres refinerías que forman parte del complejo de Paraguaná, uno de los más grandes del mundo.

El Centro Refinador Paraguaná, que incluye a Amuay, es el principal complejo de refinación de Venezuela, con capacidad para procesar 956.000 barriles diarios de crudo.