Cientos de bomberos y voluntarios continuaban combatiendo el fuego en la refinería Amuay, el mayor complejo petrolero de Venezuela, a unos 700 kilómetros al oeste de Caracas, donde el incendio iniciado el sábado se extendió a un tercer tanque.

“Los bomberos siguen batallando contra las llamas; los tanques aún se siguen consumiendo en Amuay, pero no hay riesgos mayores”, afirmó el presidente Hugo Chávez durante una visita a un hospital de Punto Fijo, en el estado Falcón, donde estaban internados varios de los heridos en el accidente del sábado.

 

A consecuencia del accidente, cuyas causas se investigan, 48 personas murieron y 151 resultaron heridas, y 33 familias debieron ser alojadas en la Base Naval de Falcón, informaron la gobernadora de ese estado, Stella Lugo, y la fiscal general de la República, Luisa Ortega, según reportaron las agencias de noticias AVN y DPA y los diarios caraqueños El Nacional y El Universal.

 

Ortega agregó que las autoridades no habían recibido denuncias sobre personas desaparecidas.

 

“He venido a visitar a los enfermos y luego iré a la refinería para ver cómo va la situación; lo que me aseguran con argumentos técnicos es que no hay un riesgo mayor”, informó el jefe del Estado, y subrayó que “hay un grupo de venezolanos trabajando las 24 horas del día apagando el incendio”.

 

En tanto, el vicepresidente Elías Jaua anunció la extensión del incendio a un tercer tanque pero aseguró que el combate a las llamas estaba bajo control, al escribir en su cuenta de Twitter: “Hay toda la espuma necesaria. Ahora mismo continúan rociando espuma. Incluso en un tercer tanque que acaba de tomar fuego”.

 

El ministro de Energía y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, confirmó la existencia de fuego “superficial” en el tercer tanque pero sostuvo que “no hay incendio fuera del área de los tres tanques”, y estimó que para este martes se habrá consumido el combustible de los dos primeros tanques, por lo que sólo restará apagar el tercero.

 

“Si se desborda la nafta con la espuma, (el tanque) está diseñado para contenerlo; todo está funcionando como lo teníamos planificado; la estrategia es confinar el incendio; tenemos 222 bomberos y muchos voluntarios concentrados en el frente de batalla y permanecerán al frente de la situación”, agregó Ramírez.

 

Asimismo, el funcionario afirmó que el incendio de Amuay no afectó la operatividad del Centro de Refinación Paraguaná, pues sólo se dañaron nueve de 608 tanques de almacenamiento, por lo que había stock “para 10 días”, equivalente a cuatro millones de barriles de combustible.

 

Por otra parte, Chávez confirmó que casi 10 por ciento de las más de 500 viviendas afectadas por la explosión que generó el incendio registra destrucción total y anunció la creación de un fondo especial, que administrarán la petrolera estatal PDVSA y la gobernación de Falcón, para financiar la reconstrucción.

 

También anunció la concesión de “una pensión de por vida” a las viudas de los caídos en el accidente, así como becas para que sus hijos puedan estudiar, y se manifestó “muy agradecido” con las muestras de solidaridad recibidas desde “distintas partes del mundo, desde Rusia hasta Buenos Aires”.