El ex ciclista norteamericano, sancionado recientemente por la Agencia Antidopaje de los Estados Unidos, dijo estar tranquilo frente a «cualquier informe que podría hacer la Unión de Ciclismo Internacional”

Cabe recordar que la USADA sancionó el viernes al ciclista de 40 años, de por vida y lo despojó de sus siete títulos del Tour de Francia, pero la UCI dijo que quería ver la explicación completa de la USADA sobre las sanciones adoptadas antes de actuar.

El ex campeón de ciclismo y sobreviviente de un cáncer fue a Montreal para el Congreso Mundial del Cáncer, donde dijo que «mi nombre es Lance Armstrong, soy un sobreviviente de cáncer… y sí, he ganado el Tour de Francia siete veces. «Y para aquellos que no saben de qué estoy hablando, los amo», añadió.

La fundación de Armstrong ha recogido casi 500 millones de dólares para la investigación del cáncer y ayudar a las personas a sobrellevar la enfermedad.

Armstrong le dijo a los delegados de la Conferencia que queda «mucho por hacer» en la lucha contra el cáncer y «nosotros no podemos ser distraídos», aludiendo nuevamente al escándalo de dopaje.

La USADA suspendió de por vida a Armstrong, y sus resultados desde 1998 -incluyendo los siete títulos del Tour desde 1999-2005- podrían ser anulados debido a «numerosas infracciones de dopaje, incluida su participación en el tráfico y administración de productos de dopaje a los demás».

Armstrong anunció después del informe de la USADA que no quería limpiar su nombre a través de un arbitraje independiente.

El ciclista quien negó vehementemente haberse dopado durante su carrera, puso en entredicho la autoridad del Comité para prohibirlo.

La USADA, que dijo tiene al menos 10 personas dispuestas a dar testimonio sobre el consumo de drogas de Armstrong, dejó en claro que la UCI y los organizadores del Tour de Francia deben honrar sus conclusiones bajo el Código Mundial Antidopaje.