Fue de una magnitud de 7.6 grados. Se produjo en el océano Pacífico, a 23 kilómetros de profundidad. En un principio, el alerta afectó a la central nuclear de Fukushima

El impacto fue registrado por el Informe Geológico de Estados Unidos. Según el Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico, los otros países potencialmente afectados son Filipinas, Guam y otras islas del pacífico.

“Un terremoto de este tamaño tiene el potencial de generar un tsunami destructivo que puede impactar las zonas costeras lindantes con el epicentro en minutos, y las áreas más distantes, en horas”, aseguraron fuentes del Centro.

Hubo una réplica del terremoto de 5.5 a unos 100 kilómetros de la costa de San Isidro, Filipinas. Fue a 24 kilómetros de profundidad.