El desperfecto se produjo en Río Gallegos cuando la Presidente ya estaba a bordo del avión, tras lo cual fue llevada a otra zona del aeropuerto. Finalmente se suspendió la salida luego de inspeccionar una turbina

Cerca de las 20.30, en momentos en que la mandataria ya se encontraba dentro de la aeronave y se aprestaba a viajar hacia la villa turística de El Calafate, se produjo un desperfecto en una de las turbinas, lo que la obligó a descender del Tango 01 y pasar la noche en Río Gallegos, según informó el sitio web OPI Santa Cruz.

Acompañada por su hijo Máximo, la jefa de Estado había llegado por la tarde a la capital provincial procedente de Buenos Aires, con la idea de permanecer unas pocas horas allí y por la noche dirigirse a El Calafate para pasar el fin de semana.

Alrededor de las 18:00, la mandataria aterrizó en Río Gallegos junto a Máximo, quien arribó por primera vez a esa ciudad desde que fuera operado de su rodilla.

La corta estadía de Cristina Kirchner allí incluyó una compra en un negocio céntrico, una visita al mausoleo de su marido en el cementerio municipal y una permanencia de 45 minutos en su casa de la calle Mascarello, hasta que fue conducida nuevamente al aeropuerto para viajar hacia El Calafate.

A través de la manga de embarque, la Presidente subió a la máquina que estaba presta para volar a la villa turística. Pero la partida del Tango 01 comenzó a demorarse más de lo habitual, y técnicos y personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Fuerza Aérea comenzaron a rodear el avión.

Luego, el piloto le realizó a los controladores una seña hacia la manga y movió la aeronave hasta colocarla nuevamente para su acople, de manera tal que la mandataria pudiera bajar resguardándose de posibles fotos.

A las 21.30, finalmente Cristina Kirchenr abandonó el aeropuerto a bordo del Peugeot 408 en el que se venía trasladando y se dirigió a su vivienda. En ese lugar finalmernte pasará la noche con la idea de este sábado, con el Tango 01 ya reparado, poder viajar a El Calafate para continuar su descanso en esa villa turística cercana a los hielos continentales.

Por su parte, un grupo de mecánicos se quedó en el aeropuerto de la capital santacruceña trabajando sobre la turbina izquierda del avión presidencial.

El lunes, la jefa de Estado retomará su actividad oficial cuando encabece la cena de celebración del Día de la Industria que el Gobierno organiza en el predio de Tecnópolis, ubicado en la localidad de Villa Martelli, en la zona norte del conurbano bonaerense.

Este acto disparó internas en el  ámbito empresarial y generó malestar en la UIA por la presencia que se espera de un nutrido grupo de representantes de la feria de La Salada, cuestionada por la adulteración de marcas y ventas en negro.

Los festejos, que antes eran organizados por la UIA y ahora los lleva adelante el gobierno nacional, también contarán con la presencia de otras cámaras empresariales del sector, como la CAME y CGERA.