La AFIP decidió ampliar aún más el cepo para realizar operaciones en el resto del mundo que se liquiden al tipo de cambio oficial. Las nuevas restricciones serán oficializadas el lunes en el Boletín Oficial, adelantaron a Infobae.com

El organismo recaudador mantiene la práctica de comienzos de año de cambiar sobre la marcha resoluciones vinculadas con lo poco que queda para operar en el mercado «único y libre de cambios«.

Ahora es el turno de los consumos en el exterior a través de las operaciones de residentes sin salir del país con el uso de las tarjetas de débito y crédito a través de internet. 

Como seguramente se trata de un esquema complejo, la AFIP decidió postergar para el próximo lunes la difusión de la nueva resolución, probablemente junto con la publicación en el Boletín Oficial.

De este modo se cierran los canales para hacer compras en el exterior sin estar alcanzados por el pago a partir de octubre del anticipo de 15% sobre el gasto total en el exterior, a cuenta de Ganancias o Bienes Personales.

Inquietante desbalance

Sin dudas, en la AFIP hay inquietud por la marcha de la recaudación y encontró en este sector una veta para reforzar los ingresos, aunque más no sea en unas décimas de punto porcentual.

Al menos eso es lo que surge hoy de la lectura de la ejecución del presupuesto de la Administración Pública al cierre de agosto, que se puede consultar en el site del Ministerio de Economía, Secretaría de Hacienda, Sitio del Ciudadano.

Según esa fuente, al cabo de los primeros ocho meses el total de ingresos de la administración nacional fue de $298.564 millones, acusando un incremento de 18,2% en comparación con similar período de un año atrás. Representó 58,9% del presupuesto, cuando doce meses antes había alcanzado a 67,1% de la meta.

Por el contrario, se amplió la brecha negativa con la dinámica del gasto total devengado, es decir, realizado pero no pagado. Aumentó 25,9% en un año, a $304.045 millones.

De ahí surge un rojo acumulado final de $5.481 millones, que contrastó con un superávit financiero devengado de 11.100 millones de pesos en los primeros 8 meses de 2011.