En las instalaciones del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados, se firmó un convenio entre la Secretaría de la Vivienda y Desarrollo Urbano, a cargo de Octavio Gutiérrez y la Obra Social de los Jubilados (PAMI). Mediante este convenio, se acordó que ambas instituciones colaboraran en asistir mutuamente a los afiliados adultos mayores, a los fines de brindarles solución habitacional a quienes no poseen de una vivienda digna.
De este modo, entre el secretario de la Vivienda, Octavio Gutiérrez, y el director del PAMI, Sergio Orellana Barrera, se resolvió que “mediante el área de Servicio Social de PAMI se determinará, luego de estudios socio económicos a los afiliados, aquellos casos que requieran de una solución habitacional prioritaria.
Participará también la Secretaría de Vivienda, desde donde se deberá incluir a estas personas mayores al registro de postulantes comprendidos en el cupo para Jubilados y Pensionados Nacionales.
Este convenio está destinado sólo a casos en los que se constate una emergencia habitacional. Comprobando esto mediante informes socio ambientales y económicos, PAMI se compromete a otorgar subsidios para adecuación y/o refacción de las vivienda de los abuelos carenciados.
Por su parte, desde la Secretaría de la Vivienda se aportará la mano de obra, equipamiento e insumos para la mejora edilicia o refacción, en caso de que así lo requiriese.
Para Orellana Barrera, acordar este compromiso tiene como finalidad instrumentar el procedimiento en procura de llegar con las soluciones, a quienes tienen problemas y forman parte de la obra social

 

ElEsquiu