Por unanimidad, los concejales exigieron al intendente que dé cumplimimiento a la Carta Orgánica.

El miércoles último, en sesión ordinaria, los concejales tinogasteños, por unanimidad, decidieron intimar al intendente, Hugo Ávila, a través de un proyecto de resolución donde solicitan al Ejecutivo que dé cumplimiento a los artículos 152º y 157º de la Carta Orgánica Municipal referidas a las atribuciones e informes de la Auditoría Municipal.
Las expresiones de Ávila de cerrar la Auditoría fueron el detonante de la polémica que tuvo eco en el cuerpo deliberativo. En ese marco, la auditora municipal, Rosa Muñoz, en diálogo con los concejales mencionó que presentó varias notas al intendente por las que informó la finalización de su gestión al frente del organismo -el 20 de octubre-, y la falta de envío de documentación relacionada con gastos del Ejecutivo. Pero ante la falta de respuestas decidió hacer el reclamo en el CD.
El informe reflejaba las notas presentadas a Ávila solicitando el llamado a concurso para la asignación de un nuevo auditor y la documentación faltante de los gastos del Ejecutivo. Aquél tomó estado parlamentario en la sesión del pasado miércoles, en la que los ediles elevaron una resolución al Ejecutivo intimándolo a que responda cuáles son las razones por las que no se gira la documentación a la Auditoría para su control. Además le hacen conocer su deber de convocar a concurso público para cubrir la vacante del cargo.
Durante la sesión hubo cuestionamientos al accionar de Ávila. “Está transgrediendo la Carta Orgánica. Le queremos recordar que tiene obligaciones como funcionario público, caso contrario está produciendo un grave perjuicio a las instituciones de la democracia”, disparó el presidente provisorio del cuerpo, Guillermo Sesto.

 

ElAncasti