El director de Inspección Laboral, Adolfo Castellanos, confirmó que ayer concluyeron los procesos conciliatorios en donde los trabajadores de los distintos municipios reclamaban por un aumento igual al otorgado por la gobernadora Lucía Corpacci para la administración pública provincial.
El funcionario también manifestó que son más de veinte los municipios que no llegaron a un acuerdo y en donde las partes quedaron liberadas, en el caso de los municipales para posibles medidas de fuerza.
La última reunión se mantuvo con el municipio de Mutquín, y allí sí se llegó a un acuerdo con los delegados de ATE por un aumento de 570 pesos.
El pasado jueves se concluyó el proceso con Capayán, y según Castellanos, “cerré el proceso porque fue la tercera falta injustificada del municipio”.
Por su parte, el titular de ATE, Arnoldo Núnez, dijo que “vamos a esperar unos días más para poder reunirnos con la gobernadora. De lo contrario habrá paros y movilizaciones que ya está planteando la gente del interior”.
“En definitiva parece que no se quiere resolver esta cuestión, no tienen ganas de resolver esto. Nosotros venimos esperando desde hace bastante tiempo y con mucha bronca ya, por eso en el interior ya quieren iniciar el paro, como en el caso de Belén”, afirmó.
Asimismo dijo que “también tengo que decir que estamos muy contentos de que otra municipalidad haya acordado, como es el caso de Villa Vil, que acordó por los 750 pesos. Pero aún quedan 26 que no obtuvimos respuesta favorable”.
Cabe recordar que el subsecretario de Asuntos Municipales, Daniel Lavatelli, mostró su preocupación por los conflictos irresueltos en materia de reclamo salarial en el interior provincial. Asimismo el gobierno pidió a los intendentes administraciones “más precavidas y previsibilidad en los gastos”.