Domingo sangriento en Irak, donde una ola de atentados ha dejado más de medio centenar de muertos y más de 250 heridos. El atentado más sangriento se produjo en Al Emara, donde dos coches bomba acabaron con la vida de al menos quince personas.

Artículo anteriorPálido empate de Boca en La Paternal
Artículo siguienteCon nueve, Belgrano venció a Racing y le impidió ser líder del Inicial