Domingo sangriento en Irak, donde una ola de atentados ha dejado más de medio centenar de muertos y más de 250 heridos. El atentado más sangriento se produjo en Al Emara, donde dos coches bomba acabaron con la vida de al menos quince personas.