Boca no pudo enarbolar la quinta victoria seguida que le garantice la cima de las posiciones del Torneo Inicial. En La Paternal, igualó 1-1 contra Argentinos Juniors, con goles de Capurro para el local y Ledesma de penal para los de Julio Falcioni, ambos en la primera etapa. Ni con un hombre de más durante buena parte de la segunda etapa, por la expulsión de Placente, Boca elevar el bajo nivel de juego que viene mostrando.

La primera del partido fue del visitante, aunque no muy clara, la tuvo en sus pies Pochi Chávez. El enganche, cerca del área local, enganchó la pelota de derecha a izquierda y soltó el zurdazo que se fue por arriba del arco de Luis Ojeda.

Cuando no sucedía demasiado, luego de un saque de meta del arquero Ustari y un despeje de la zaga local, Somoza perdió la pelota en la mitad de la cancha. Y quien la recuperó, Capurro, corrió unos metros hacia adelante y con un potente derechazo de larga distancia sorprendió al 1 visitante, que si bien se tiró hacia la derecha, nada pudo hacer para detener el latigazo que se le clavó abajo y cerca del palo. A los 26 minutos, Argentinos Juniors vencía 1-0.

No le duró prácticamente nada la alegría a los dirigidos por Leonardo Astrada. Es que en un centro frontal, Sabia agarró de la camiseta a Silva, por lo que Patricio Loustau –correctamente- pitó penal. No vaciló Pablo Ledesma para marcar el empate. Un derechazo cruzado, bien arriba y al ángulo, le permitía a Boca poner el 1-1. No mucho más sucedería en la primera etapa, en la que el juego del equipo de Falcioni, como en los últimos partidos seguía sin aparecer. Argentinos, no con mucho, lució algo mejor en los primeros 45.

Por la cantidad de faltas del inicio del segundo tiempo, prácticamente no se jugó nada en los primeros diez minutos. El buen juego de Boca seguía sin aparecer, pero eso no lo hacía menos peligroso. Sabido es que de la contundencia, los hombres de Falcioni hacen su mejor arma. El hecho de que Sánchez Miño juegue como defensor y no en la mitad de la cancha le saca inspiración a la generación de juego del equipo visitante.

Cuando Boca, de a poco, metía a Argentinos en su área, pasado el cuarto de hora, Erviti erró un gol increíble. Una buena jugada de Albín, que escaló por su lateral y mandó el centro atrás, encontró al ex Banfield que si bien se lanzó al piso no pudo direccionar la pelota hacia el arco ya vencido de Ojeda. Y a los 21, el panorama comenzó a oscurecérsele a los dirigidos por Astrada. Un codazo de Placente en la cara de Albín le significó al lateral izquierdo que Loustau le muestre la tarjeta roja. El ingreso de Batista por Barrera le hacía a Argentinos sacrificar a uno de sus tres delanteros por un defensor.

Quien sumó un atacante más fue Falcioni, que decidió el ingreso de Gaona Lugo por Chávez. Pero el que pudo desnivelar a los 33 fue Anangonó, que minutos antes había reemplazado a Núñez. Luego de una buena jugada de Figueroa por izquiera, el cabezazo del delantero se fue no muy por arriba del travesaño del arco de Ustari. La respuesta de Boca llegó por un centro desde la izquierda de Erviti, que se fue cerrando y terminó por perderse afuera. Pudo ganarlo Bocaa sobre el final, pero el remate de Colazo desde la izquierda fue frenado por las piernas del 1 local y luego despejado por un zaguer.

Para saber si sigue puntero, Boca debe aguardar, hacia el final de la jornada de domingo, los resultados de Racing y Newell´s. Argentinos, con un hombre menos durante buena parte de la segunda etapa, no terminó por ver mal el empate contra el equipo que llegaba puntero a la sexta fecha.