La norteamericana debió batallar pero se quedó con la victoria ante la número uno del mundo con parciales de 6-2, 2-6 y 7-5. La menor de las Williams obtuvo el título en Flushing Meadows por cuarta vez en su carrera

Serena Williams, cuarta en la clasificación de la WTA, hizo valer su potencia y el apoyo del público y se quedó con la victoria en la final del último Grand Slam del año. La norteamericana batió a Victoría Azarenka, número uno del mundo, por 2-6, 6-2 y 7-5.

Fue un duro encuentro y la local, que comenzó con buen pie, finalmente necesitó de 2 horas y 18 minutos para doblegar a la bielorrusa, que dio pelea hasta último momento. La número cuatro del mundo recién cedió su primer set del torneo en este partido.

De esta manera, la menor de las Williams obtiene su cuarta corona en el Abierto de EEUU, donde ya se había consagrado en las ediciones 1999, 2002 y 2008.