En la ceremonia de aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 se leerán los nombres de las 2,983 víctimas mortales.

La ciudad de Nueva York vive hoy un nuevo aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 , que en esta ocasión estarán marcados por la espinosa cuestión de la asistencia sanitaria a los obreros  que trabajaron en la limpieza y descombro de las Torres Gemelas.

El Gobierno federal de EUA tiene previsto anunciar que extenderá esa cobertura a las personas que padecen hasta 50 distintos tipos de cáncer, con lo que la lista de enfermedades relacionadas con el 11S cuyos pacientes reciben ayuda oficial tendrá un gran impulso.

“Añadir estos tipos de cáncer respaldará algo que ya sabemos que es cierto: que nuestros héroes están enfermos, y algunos mueren de cáncer contraído al respirar las toxinas de la Zona Cero”, dijo la senadora federal por el estado de Nueva York Kirsten Gillibrand.

Sin embargo, añadir más enfermos (muchos de ellos graves) a la lista de beneficiarios de la llamada “Ley Zadroga” para compensar a quienes sufren problemas de salud relacionadas con las partículas respiradas tras la caída de las Torres Gemelas reducirá con toda probabilidad las compensaciones, ya que habrá más personas para beneficiarse de una cantidad ya fijada  de 4,300 millones de dólares.

Costumbre

La ceremonia de hoy estará protagonizada, un año más, por la lectura de los nombres de las 2,983 víctimas de los ataques contra el World Trade Center en Nueva York, la sede del Pentágono junto a Washington y el avión secuestrado por terroristas que se estrelló en Pensilvania cuando se dirigía hacia la capital, así como de los seis muertos del atentado de 1993 contra las Torres Gemelas.

Después de que la conmemoración del año pasado, por el décimo aniversario, contó con la presencia del presidente estadounidense, Barack Obama; su antecesor en el cargo, George W. Bush, y sus respectivas esposas, e incluyó la música en directo de intérpretes como Yo Yo Ma, James Taylor y Paul Simon; esta vez todo será más discreto y solo están previstos el Coro Joven de Nueva York y una banda de gaitas y tambores.

El año pasado se abrió un parque en recuerdo a los atentados (cuatro hectáreas de extensión), y desde entonces lo han visitado más de cuatro millones de personas.

Habrá seis minutos de silencio, dos para marcar los momentos en que los aviones se estrellaron contra las torres, dos para recordar el derrumbe de estas y otros dos para marcar el momento del ataque al Pentágono y la caída del vuelo en Shaksville.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, encabezará la ceremonia, aunque no hay ningún discurso previsto, indicaron ayer fuentes del ayuntamiento.

Construcción

Mientras tanto, continúan las obras para la construcción del edificio único que sustituirá a las Torres Gemelas, conocido como Freedom Tower (Torre de la Libertad) y cuya conclusión está prevista para dentro de dos años, con un coste estimado de 3,900 millones de dólares.

La torre, incluyendo la aguja, tendrá una altura total de 541,68 metros (la cifra simbólica de 1.76 pies, en honor al año de la Declaración de Independencia de Estados Unidos).

El edificio tendrá 279,000 metros cuadrados de oficinas, y entre sus primeros inquilinos se conocen ya la editora Condé Nast y la GAA (Agencia de Servicios Generales), una oficina de administración del Gobierno de EUA.

Otro nuevo edificio de oficinas situado al lado, el World Trade Center 4 , abrirá antes, en 2013. El edificio 3 no estará completado hasta 2015.

El gran intercambiador de transportes, diseñado por el español Santiago Calatrava, comenzará a funcionar en 2015 reuniendo en un mismo lugar 13 líneas de metro y varias de ferrocarril de cercanías.