MADRID, España.- Los talibanes afganos manifestaron que quieren asesinar al príncipe Harry, quien regresó a Afganistán como piloto de helicópteros del Ejército británico para cumplir su segunda misión militar.

«Vamos a hacer lo mejor que podemos para matarlo, al igual que otros miembros de las fuerzas británicas de la base de Helmand» -provincia ubicada al sur del país árabe considerada uno de los bastiones de la insurgencia-, manifestó Zabihullah Mujahid, un portavoz de los rebeldes.

El príncipe Harry, de 27 años, llegó la semana pasada a Camp Bastion, en la provincia de Helmand, para una misión temporal de cuatro meses como piloto de helicópteros Apache. Se trata de la segunda actividad para el joven.

Su tarea anterior en Afganistán, que comenzó en diciembre de 2007, se guardó en secreto hasta que fue acortada después de diez semanas por motivos de seguridad, en marzo de 2008, porque los medios habían revelado la presencia del príncipe.

Gran Bretaña, con 9.500 soldados, es el segundo mayor contribuyente a la Fuerza Internacional de Asistencia de Seguridad (ISAF) en Afganistán, después de Estados Unidos. El país, que perdió 425 hombres desde que el conflicto comenzó en 2001, tiene la intención de retirar sus tropas a fines de 2014. (Télam)