Juan Román Riquelme cerró las puertas a un regreso a Boca y aclaró que aún no decidió si continuará en el fútbol. «Yo me fui jugando una final de Copa«, sentenció. Consultado sobre las críticas de Diego Maradona, lanzó: «No importa lo que diga ese muchacho»

«No vuelvo más». Con esas palabras Juan Román Riquelme borró todas las esperanzas de los hinchas xeneizes que soñaban con ver aunque sea por seis meses más a uno de los máximos ídolos de su historia.

El crack aclaró que «no tuvo nada que ver el entrenador» con su salida de la institución y recordó que cuando había renovado su contrato, en 2010, le había prometido un campeonato más a la gente. «La Copa era especial, me levantaba todos los días porque la quería ganar. La quise ganar y no pude, pero el entrenador no tuvo nada que ver. Esperemos que Boca gane y le dé muchas alegrías a la gente», continuó.

El ex capitán xeneize explicó que tomó la decisión del retiro de Boca tras lograr la clasificación a la final de la Copa Libertadores, en Chile. «Eso aceleró todo un poco«, admitió.

Consultado por las muestras de afecto de los hinchas y el «banderazo» que intentó convencerlo para que regrese, confió que en su momento no quiso mirar la televisión. «Me la grabaron en casa y después la vi solo. Me puse a llorar«, contó.

Consultado sobre el futuro de su carrera, que sólo podría continuar en el exterior del país, indicó: «Yo ahora estoy muy contento, disfrutando en familia y la verdad es que no sé qué voy a hacer«.