Lo aseguró la titular del organismo, Ana María Edwin. Explicó que la metodología aplicada para las canastas con las que determinan los niveles de pobreza fue establecida en 1993 por el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo.

Ana María Edwin, aseguró hoy que ese organismo nunca dijo que «se necesitan seis pesos para que una persona coma muy bien» y calificó de «incompetente y bruto» al jefe de gabinete de Córdoba, Oscar González, por cuestionar las mediciones oficiales.

El mismo día en el que se espera que el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) defina si aplicará o no sanciones a la Argentina por no haber regularizado sus estadísticas, conforme a las recomendaciones dadas por ese organismo multilateral, Edwin publicó una columna en el diario Tiempo Argentino en la que defiende los números del Indec.

Y, además, critica al jefe de Gabinete del gobernador cordobés José Manuel de la Sota -peleado con la Casa Rosada- que había cuestionado al INDEC por decir que «con seis pesos en la Argentina se come muy bien y que la inflación es del 0,1 por ciento» mensual.

«Se trata de un funcionario tan menor que intenta predicar en torno a lo que desconoce, ya que el INDEC nunca ha difundido que se necesiten seis pesos para que una persona coma muy bien», señaló la funcionaria y sostuvo que «evidentemente, los problemas de gestión» del gobierno de Córdoba «se explican, en parte, por contar con un equipo de gobierno encabezado por personajes minúsculos» como González.

Tras explicar que la metodología aplicada para determinar las canastas con las que determinan los niveles de pobreza e indigencia fueron establecidas en 1993 por el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, Edwin destacó que «el costo de la canasta es un valor teórico que a través de la aplicación de fórmulas estadísticas divide la indigencia de la pobreza y está muy lejos de representar el consumo de los sectores medios de la población».

Refiriéndose a González, la funcionaria añadió que «otra demostración de su incompetencia es el revoleo de cifras que de modo absolutamente irresponsable lo lleva a mencionar una inflación del 0,1 por ciento».

«Este dato me lleva a aclararle que el Indec no mide inflación sino variaciones de precios al consumidor en el aglomerado Gran Buenos Aires (Capital Federal y Conurbano) y que en los últimos cinco años la variación mensual informada por el Instituto siempre fue mayor que el 0,1 por ciento», agrega la titular del Indec.

Finalmente, la funcionaria hizo referencia a una frase del ex presidente Juan Domingo Perón para definir a González en la que señala que «el bruto es siempre peor que el malo, porque el malo suele tener remedio, el bruto no. He visto malos que se han vuelto buenos, jamás un bruto que se haya vuelto inteligente».

Hoy el directorio del FMI, encabezado por su directora gerente, Christine Lagarde, analizará las estadísticas argentinas, luego de haber vencido en agosto el plazo de 180 días que le dio al INDEC para regularizar la situación relativa al índice de precios al consumidor (IPC).

El indicador de precios oficial viene difiriendo desde hace años con las estimaciones privadas que, desde hace unos menos y como consecuencia de las sanciones aplicadas por el Gobierno a las consultoras privadas por la difusión de datos estadísticos, es divulgada en el Congreso por sectores de la oposición.

El mes pasado, ese dato arrojó un incremento del índice de precios del 1,91 por ciento para los privados, mientras que el Indec que en agosto los precios habían aumentado un 0,9 por ciento.