En una actividad organizada por el RENAR, los niños que en el día de hoy visiten Tecnópolis pueden canjear y destruir sus juguetes bélicos y a cambio recibir otro que fomente la integración.

Reunidos bajo el lema «Armas, ¡ni de juguetes!», desde las 13 de hoy los más chicos, junto a sus papás y maestras, hicieron fila en el stand montado por el Registro Nacional de Armas de Fuego (Renar), donde ellos mismos destruían armas de juguete operando una prensa hidráulica con la ayuda de personal del organismo.

Con esta actividad «queremos dar un mensaje que tiene que ver con la cultura de la no violencia, de la solución pacífica de los conflictos», señaló a Télam Ernesto Kreplak, subsecretario de políticas de gestión registral de la cartera de Justicia.

Es la segunda experiencia con niños, la primera fue en San Fernando, en el conurbano bonaerense, cuando el día del niño “compartimos una jornada con chicos del barrio que trajeron sus juguetes, nos acompañaron organizaciones sociales, y fue una excelente jornada que hoy estamos repitiendo en Tecnópolis», agregó.

El funcionario destacó, además, «que los chicos toman conciencia del peligro que significan las armas y lo transmiten a sus padres».

Mientras hacía la fila para romper una pistola de juguete, Marcos de 4 años escuchaba atentamente a su papá que le explicaba el concepto de la actividad: «Ningún arma es buena, ni siquiera las pistolas de agua, por eso en casa no tenemos ninguna».

Luego de su paso por la prensa hidráulica, él eligió una pelota, uno de los juguetes más populares entre los varones.

Matías de 11 y Emiliano de 10 son hermanos, ellos optaron por rompecabezas y robots y se mostraron muy de acuerdo con no tener juguetes bélicos porque «papá nos habló hace mucho y nos dijo que tiráramos los que teníamos».

Para Lucas, de 11, es novedosa la iniciativa «porque nunca había pensado en esto», en tanto Aimara de 8 contó que su hermano «tiene pistola de juguete, pero ahora le voy a contar sobre esto y que la rompa», dice tímidamente con su muñeca recién elegida.

Las jornadas de concientización con niños se realizan en el sector del predio ferial de Tecnópolis hasta esta tarde.

Están concebidas como «espacios de aprendizaje y diálogo para reflexionar, analizar y cuestionar colectivamente la manera de relacionarnos, las experiencias asociadas a la presencia de las armas de fuego en los hogares y los riesgos que implica adquirir una», puntualizaron desde el Renar.

La actividad es apoyada con material didáctico que realizó el organismo conjuntamente con el Ministerio de Educación de la Nación.

Desde 2007, el Plan Nacional de Desarme logró que se entregaran 135.000 armas, las cuales son destruidas, el metal que se obtiene es reciclado y donado al hospital de pediatría Garrahan.

Es así como «las armas destruidas vuelven a los niños de otra manera», señaló Kreplak.