Pasada la hora 19.00 de ayer, personal policial toma conocimiento de un suicidio que se llevo a cabo en un domicilio del barrio Barranco de esta ciudad de Fiambalá, donde perdió la vida una joven de 17 años de edad luego  al haberse ahorcado de un árbol en la casa donde vive su padre.

Según se supo extraoficialmente, la joven que sería de apellido Sosa junto a su hermana, se dirigieron al domicilio de su padre luego de un problema familiar que habrían mantenido con su madre por razones que se desconocen, motivo que los habrían llevado a mantener una fuerte discusión, inclusive se habla de unas posible agresiones físicas, que podrían haber sido el causante de esta terrible decisión.
Algunas de las versiones oficiosas que se manejan, dicen que ambas hermanas de 15 y 17 años de edad, al llegar a la casa de su padre no lo habrían encontrado, y ante la crisis emocional que estaban insertas, habrían decidió ambas quitarse la vida usando un lazo de cuero atándolo a un árbol en el fondo de la casa. La menor de ella no habría logrado su cometido por lo que quedó viva y fue ella misma quien avisó a vecinos y a la policía. Luego de esto su fugo del lugar para intentar hacerlo nuevamente y fue asistida rápidamente por vecinos.
Hasta ultimas horas de anoche, el cuerpo de la menor fallecida se encuentra en la morgue del Hospital Dr. Luis Agote, hasta que desde Fiscalía de la 5° Circunscripción de Tinogasta decida hacer entrega a sus familiares.
La otra menor de 15 años se encuentra internada en el nosocomio local con una fuerte crisis de nervios y en shock psicológico por haber sido parte y presenciado esta difícil situación.
La conmoción se adueñó nuevamente de la población Fiambalense, en especial de sus compañeros de escuela y amigos, ya que hace menos de dos meses otro joven de la misma edad se quitó la vida de la misma manera. Situación que debería alertar a las autoridades de la provincia para que de una vez por todas se implemente en las escuelas la asistencia psicopedagógica, y una atención psicológica gratuita y permanente en el hospital local con el fin de detectar posibles casos que terminan con la vida de jóvenes llenos de vida y sueños, quienes por falta de contención u otros motivos creen que esta es la única salida que encuentran a sus problemas.
Numerosos vecinos, amigos y compañeros de trabajo de los padres de la menor fallecida, se encuentran tramitando todo lo necesario para el sepelio, ya que se trata de una familia de escasos recursos.