Tres delincuentes armados y con sus rostros cubiertos ingresaron ayer a la siesta al edificio. Habrían contado con datos precisos del dinero. Siguen prófugos.

Delincuentes armados irrumpieron ayer a la tarde en el Obispado ubicado en la zona céntrica de la ciudad Capital y robaron entre 20 y 30 mil pesos que formaría parte de la colecta anual «Más Por Menos», realizado por Cáritas.
El episodio ocurrió alrededor de las 17, en el edificio ubicado en calle San Martín, entre Rivadavia y Salta, luego de que una camioneta Ford Falcon, modelo antiguo, merodeara el edificio aparentemente haciendo de campana.
Al menos tres delincuentes, uno de los cuales sería una mujer, habrían irrumpido en la secretaría del edificio episcopal empuñando armas de fuego, con sus rostros totalmente cubiertos y amenazando al personal que se encontraba allí.
De inmediato, el trío de malvivientes se dirigió adonde se encontraban descansando el Vicario General de la Diócesis, el Presbítero Julio Quiroga del Pino, a quien amedrentaron y le exigieron puntualmente el dinero perteneciente a la recaudación de la colecta «+ x -«, realizada el sábado 8 y domingo 9 de septiembre pasado por Cáritas Diocesana.
Luego de hacerse con la cuantiosa suma de dinero, los ladrones también se dirigieron a otras habitaciones donde se encontraban el padre Juan Nicolás Orquera, de la parroquia San Antonio de Padua, y el sacerdote Pedro Salas.
Sin ejercer violencia física y sin golpearlos, los delincuentes les robaron a ambos diáconos sus teléfonos celulares y un par de computadoras portátiles.
De inmediato, los tres atracadores enfilaron hacia la parte trasera del Obispado, donde observaron que se encontraba estacionada la camioneta del obispo Luis Urbanc, quien no estaba en el lugar ya que había viajado a Capayán.
Aprovechando que el vehículo del obispo se encontraba en el lugar, los delincuentes intentaron robarla y huir en ella, aunque desistieron al observar a empleados que se encontraban en la parte trasera del edificio.
En cambio, optaron por huir rápidamente, no sin antes descubrirse el rostro y escapar a pie, para luego aparentemente ascender y alejarse del lugar a bordo de un rodado.
Finalmente arribó al lugar, junto a personal de Investigaciones y de la Policía Federal, el fiscal de la Unidad de Delitos Criminales, Ezequiel Walter, quien se encuentra investigando el caso.

En pleno centro

Pese a que el Obispado se encuentra frente al Banco Nación, donde hay guardia permanente de la Policía Federal, y a metros de la plaza principal donde policías patrullan la zona a pie, los delincuentes sólo habrían sido identificados por empleados del lugar.
En diálogo con El Ancasti, el subsecretario de Seguridad Juan Pablo Morales corroboró esa hipótesis. «Habría datos de gente que vio a los autores de este episodio que lamentamos profundamente», recalcó Morales. «En nombre del Gobierno nos vinimos a poner a disposición, sin entorpecer la investigación para que se pueda esclarecer rápidamente este hecho», comentó. «En principio, por lo que se pudo saber, vinieron con datos precisos (sobre el dinero de la colecta) y habrían tenido aporte de afuera», concluyó el funcionario.
Una hipótesis es que los delincuentes podrían haber sido identificados por las cámaras de seguridad del Obispado.

 

Algunos episodios anteriores

?24 de agosto: tres ladrones armados y con las caras descubiertas protagonizaron un violento asalto contra el empresario Guillermo Nazareno, quien estaba junto a sus hijos en la agencia de automóviles que preside y que está ubicada en República al 1.000. Ocurrió a la tarde y se llevaron alrededor de $30.000.

?17 de agosto: un violento asalto se produjo en una vivienda de familia ubicada en avenida Los Legisladores al 400, barrio Eva Perón. A las 9 de la mañana en la casa de la familia Arancibia. Dos personas desconocida maniataron a Rosa Olga Arancibia de 72 años y le exigieron dinero y todas las pertenencias de valor. Los malvivientes se llevaron joyas, dinero en efectivo y otros elementos.

?5 de julio: un delincuente con un arma blanca ingresó a la casa de una mujer mayor en la zona este de la ciudad. Tras lesionar seriamente a la víctima en su domicilio le realizó varios cortes, huyó con alrededor de 1.200 pesos en efectivo. El sujeto fue detenido.