Sin lugar a dudas que la situación no es la mejor en el umbral de una nueva temporada estival, los pronósticos meteorológicos hablan de muy altas temperaturas, de ser así ello traerá aparejado un altísimo consumo de agua potable

También debemos expresar derroche, pues quien recorre la ciudad a diario se encuentra con amas de casa, empleadas, jefes de hogar regando calles de tierra, calles pavimentadas, potreros, huertas etc. etc., pero ello no es todo, nos preguntamos, los propietarios de lavaderos de vehículos el insumo principal el agua es potable, ¿abonan el servicio regularmente? y en el marco de los porcentajes tradicionales estamos obligados a pensar bien y trasladando la estadística, tal vez el 10 % abona el servicio de agua potable, obviamente que la renta es muy positiva para los amigos empresarios.

El tema de los clubes deportivos con piletas de natación, vecinos con piscinas (en el casco céntrico existen varios y van en constante aumento) disminuyen notablemente el flujo de agua potable para los vecinos.

El porcentaje de pago de las boletas del agua potable no supera el 10 %, en ese marco ¿se puede asegurar un buen servicio de provisión de agua potable en la estación estival que se aproxima? Pero esto no es todo, hablamos de un 10 % en el casco céntrico en los barrios periféricos el pago del agua potable es ínfimo en algunos casos en otros es nulo con el agravante de que existen cientos de conexiones clandestinos en terrenos donados por el municipio en gestiones de vieja data.