Sabella y los suyos ya están en Resistencia.

Este miércoles buscarán borrar la mala imagen que dejaron en el encuentro de ida del Superclásico de las Américas ante Brasil.

En conferencia de prensa, el técnico prefirió guardarse el equipo titular y respondió a las críticas formuladas por los medios.

Bien puesto el nombre de Resistencia a la capital de la provincia. Una temperatura de 38 grados no es para cualquiera. Hay que saber resistir para poder atravesar la tarde chaqueña sin bajones de presión o mareos. En medio de este clima extremo el seleccionado argentino, comandado por Alejandro Sabella se instaló para preparar el encuentro que tendrá ante su par brasileño, revancha de la derrota albiceleste en tierras cariocas.

Luego de arribar al aeropuerto local, el plantel se refugió en el hotel Amerian. Extrañamente, en la puerta detrás del vallado, no estaban los cientos de hinchas que se acercan para ver a su selección. El calor, la hora de la siesta y la ausencia de estrellas en el plantel argentino, conspiraron para que exista ese fervor que acompaña al equipo vaya donde vaya.

Alrededor de las 13 horas, tres jugadores (Domínguez, Desábato y Ustari) participaron de una improvisada conferencia de prensa, en la que contaron sus sensaciones de cara a un partido importante. Es sabido que del Superclásico de las Américas el entrenador sacará conclusiones y nombres que a futuro podrían formar parte de convocatorias par las Eliminatorias.

Finalizado ese contacto con la prensa, los futbolistas y el cuerpo técnico almorzaron y descansaron hasta pasadas las 19 horas, momento en que se dirigieron al Estadio Centenario, del club Sarmiento. Previa a la partida del micro, Sabella se sentó frente a los periodistas y contestó absolutamente todo.

Como es costumbre en el entrenador, no abundaron las respuestas largas y explicativas, sino más bien detalles de la preparación y poco del equipo que se verá en cancha este miércoles.

Dos temas sobrevolaron las preguntas de los periodistas. Primero si estaban evacuadas las dudas en la defensa, si será titular Lisandro López, si se volverá a repetir la línea de 3, disfrazada en una de cinco defensores, o si Montillo ingresará para darle más volumen de juego al ataque. Segundo, las sensaciones que dejó la derrota 2 a 1 en el partido de ida y las críticas que surgieron al planteo llevado adelante por el DT.

Acerca del equipo titular, poco se pudo saber. Sabella confesó que quería esperar el entrenamiento al cierre de esta jornada (el cuál fue a puertas cerradas) y recién ahí decidiría en la noche los once que saldrán a cancha.

Lo más jugoso estuvo a la hora de responder a los cuestionamientos. El entrenador se defendió: “Jugamos en la cancha más grande de Brasil. La pelota no salía afuera, por las dimensiones y por la técnica de los jugadores. Cuando lees los minutos netos jugados, ves que es porque hay más manejo y jerarquía. No se cometen infracciones. De todas formas, cambiar de campo y hacerlo en el nuestro nos dará la posibilidad de presionar más en la salida”.

Frente a las voces que piden un juego más ofensivo, Sabella sabe que será difícil satisfacerlas. “Tenemos ideas y obviamente nos van a criticar con el planteo que utilicemos si es el mimo que llevamos adelante en Brasil. Yo respeto todas las opiniones, pero tengo la mía y actuaré en consecuencia”, remarcó.

Por último, dio detalles del análisis que hará tras este partido ante Brasil de cara a las Eliminatorias. Sabella ya entregó 18 nombres del fútbol exterior que estarán presentes en los encuentros ante Uruguay y Chile, por lo que se espera que algunos futbolistas del ámbito local completen los cupos restantes y su rendimiento el miércoles será clave para mover la balanza.

Así fue el primer día de Argentina en la provincia del Chaco. Entre temperaturas agobiantes, poco fervor de los hinchas y muchas dudas futbolísticas, el seleccionado sigue buscando su camino e intentará borrar la mala imagen del último match para poder volver a enamorar a su público.