Neymar, seguramente el futbolista más maltratado del Brasilerao, fue expulsado en el partido que Santos empató con Gremio 1 a 1 por la vigésima fecha. El crack del Scratch fue amonestado a los 5 minutos de la segunda parte por simular una infracción y siete minutos después dejó la cancha por pisar a un rival.

«Al árbitro le faltó sentido común. Me pegaron de atrás e hice lo posible por mantenerme en pie. Eso no es ley de ventaja», se quejó Neymar de la primera amonestación. Luego explicó su expulsión: «No tuve intención de pisarlo. Fue sin querer, no vi que venía».

También el técnico del Santos, Muricy Ramalho, pegó el grito en el cielo: «Ya me está molestando esta actitud de los árbitros, de querer figurar a cuesta de Neymar».