Si bien en su última conferencia de prensa dejó en claro que no volverá a jugar, uno de los máximos ídolos “xeneizes” se entrenó justo un día después de que los simpatizantes de Boca coreen su nombre, tras el pobre empate en la Bombonera ante San Martín, y que se hayan manifestado en contra de Julio César Falcioni. ¿Una mera coincidencia o un claro mensaje hacia sus compañeros?

En medio de un clima enrarecido por los conflictos de Falcioni con varios integrantes del plantel, Juan Román Riquelme retomó los ejercicios en un gimnasio de Pilar. Uno de los máximos ídolos de la historia de Boca se entrenó y son muchas las especulaciones que comenzaron a circular. El enganche volvió a entrenarse justo cuando el DT «xeneize» está en el ojo de la tormenta y con conflictos con varios jugadores, íntimos amigos del ’10’, a la vista de todos.

La pobre actuación que demostró el equipo en el empate como local ante San Martín de San Juan, generó que el público se vuelque en contra del entrenador a quien despidieron con insultos, escupitajos y al grito de “Riqueeeelmeee, Riqueeeelmeee”. Todo envuelto en una semana donde se puso en primer plano la continuidad, o no, de Falcioni cuando se le venza el vínculo en diciembre.

Claro que un dato no menor es la situación que vive el técnico con algunos integrantes del plantel, como Clemente Rodríguez o Pablo Ledesma, incluso Juan Sánchez Miño, quien en una práctica pateó una botella de agua en clara muestra de su disconformismo con el entrenador. Justamente todos amigos de Juan Román Riquelme.

Por casualidad o no, el enganche se entrenó en un gimnasio de Pilar y ahora todo el foco se vuelve a poner en torno a su figura. ¿Volverá? El propio Riquelme se encargó de aclarar, en su última conferencia de prensa, que esto no sucederá. Pero…