Raúl Maza, uno de los 8 efectivos sancionados, consideró que la decisión de separarlos de la fuerza es «una represalia que no corresponde». Según alegó, hubo un compromiso para que no se tomaran medidas contra los manifestantes

A la espera de la propuesta que presentará mañana el gobierno nacional, el gendarme Raúl Maza, uno de los líderes y voceros de la propuesta, advirtió que la decisión de pasarlo a disponibilidad junto con otros siete efectivos es una «represalia«.

En diálogo con radio Mitre y Radio 10, explicó que la medida es «una represalia que no corresponde«, debido a que representantes del gobierno nacional se habían comprometido de palabra a no sancionar a quienes adhieren a la protesta.

«Somos ocho los sancionados, los que fuimos visibles y otros fueron amenazados«, explicó. De todos modos, Maza aclaró que la medida es un «stand by», pero no significa que hayan sido «dados de baja» de la fuerza, lo que deberá ser analizado por la cúpula de Gendarmería. «Deberán decidir si me reincorporan o me quitan de la fuerza«, indicó.

Por último, Raúl Maza insistió en que el reclamo salarial que llevan adelante es «justo», debido a que «hubo gente del Interior que cobró 1400 pesos» como sueldo, luego de que se aplicara el decreto que regularizaba los salarios.