Por tercer año consecutivo, el directivo Steve Ballmer no consiguió el bono máximo, que está fijado en el doble de su sueldo

Ballmer recibió un bono menor que el del año pasado, en parte debido a las ventas estables de Windows y por su fracaso a la hora de garantizar que la compañía entregue una alternativa de navegador a algunos clientes europeos.

Ballmer, quien asumió como presidente ejecutivo luego de que Bill Gates dejó el cargo en 2000, ganó un bono de u$s620.000 de Microsoft en el año fiscal 2012, que terminó en junio, un 9% menos que el año anterior.

Su salario, bajo según los criterios de las corporaciones de los EEUU, siguió esencialmente estable en u$s685.000.

El reciente año financiero de Microsoft fue marcado por una enorme amortización de u$s6.200 millones por una fallida adquisición y por menores ganancias de su sistema Windows, debido a que las ventas de computadores se mantuvieron estables.

Ballmer dio a conocer una carta a los accionistas. En ella explica que la idea de la compañía es comenzar a ofrecer, cuando sea necesario, productos con su marca. Se especula con que presentaría un smartphone.

En los documentos de la compañía presentados en el regulador bursátil, el comité de compensación de Microsoft dijo que tomó en consideración la baja de un 3% en las ventas de Windows durante el año.

También mencionó «el fracaso de la división Windows al brindar una pantalla de selección del navegador para ciertas computadoras con Windows en Europa, como lo exige su compromiso del 2009 con la Comisión Europea».

El fracaso de la compañía a la hora de ofrecer la selección de un navegador fue un revés vergonzoso para el gigante del software, envuelto en disputas con reguladores europeos durante más de una década. Ya pagó más de u$s1.000 millones en multas por incluir su navegador Internet Explorer en Windows.

Ahora enfrenta nuevas multas por una nueva investigación.