Un médico cardiólogo explicó en diálogo con Infobae.com cómo «una muestra de saliva permite predecir si una persona tiene o no riesgo de padecer diabetes, colesterol o alguna enfermedad cardiovascular»

La medicina personalizada gana terreno si de identificar enfermedades de manera temprana se trata. Un médico cardiólogo explicó a Infobae.com que “una muestra de saliva permite predecir si una persona tiene o no riesgo de padecer diabetes, colesterol o alguna enfermedad cardiovascular

Por Valeria Chavez

Por abstracto y lejano al “día a día” que parezca, el concepto de genética cada vez es más cercano a la medicina preventiva.

“La tendencia es pasar de la medicina poblacional, donde se medica a todos más o menos de manera similar, a tratar de identificar en cada persona qué riesgo de enfermedades cardiovasculares tiene y a partir de esa identificación del riesgo poder utilizar todas las medidas de prevención que van desde los cambios higiénico dietéticos hasta medicaciones específicas”. Así describió a Infobae.com el escenario que se perfila en Medicina el médico cardiólogo Ricardo Rey (MN 66021).

Esto es posible gracias a que, en 2003, el anuncio de la secuenciación completa del ADN del ser humano abrió las puertas a la medicina personalizada.

Las características genéticas están relacionadas con la presión arterial, los niveles de colesterol, la enfermedad cardiovascular y las respuestas a los medicamentos. Toda esta información resulta importante para que el corazón se mantenga saludable.

En el país, la empresa MyGen es representante de Pathway Genomics, una firma norteamericana líder en los llamados estudios de información genética personales, y diseñó una serie de test genéticos destinados a mejorar la calidad de vida de la población acercándole los últimos desarrollos en el ámbito de la genética molecular.

Es que, cada vez más, la ciencia incorpora la genética y busca diagnósticos y tratamientos personalizados.

Rey explicó que, de cara a prevenir enfermedades cardiovasculares, el test consiste en “tomar una pequeña muestra de saliva”. “En la saliva se estudia el ADN, que es nuestro código genético, y se sabe que uno tiene pequeñas variaciones dentro de algo parecido a la normalidad y que alguna de esas variaciones predisponen a tener alguna enfermedad cardiovascular, más que otras”, detalló el especialista.

“Se analiza el patrón de genes –prosiguió Rey- y se lo compara con un patrón normal de miles y millones de personas que ya fueron analizadas alrededor del mundo y acorde a esas variaciones uno puede decir si alguien tiene o no más riesgo de padecer diabetes, colesterol o alguna enfermedad cardiovascular“.

Acerca de quiénes son los “candidatos” a hacerse el test, el especialista aconsejó que “tanto aquellos que ya tuvieron una enfermedad, como quienes no la tuvieron”.

Y tras asegurar que “hay que tener en claro que esto no es un sello”, Rey destacó que “no es que si aparece ese polimorfismo seguro la persona va a tener la enfermedad”.

“Esto lo que muestra es una predisposición; lo que se sabe es que el que presenta ciertas alteraciones tendrá más posibilidad de desarrollar cierto problema, pero no que lo va a desarrollar”, insistió.

El test tiene un valor de entre 3 mil y 4 mil pesos y permite “que el médico conozca, además del estado clínico y hábitos de vida de sus pacientes, sus genes para evaluar con mayor precisión su riesgo cardiovascular e indicarle las mejores acciones preventivas”.

Consultado sobre cuán cerca está la Argentina de alcanzar la meta mundial de “eliminar la enfermedad cardíaca“, Rey aseguró que “el país y el mundo está lejos de terminar con la enfermedad cardiovascular“. Y postuló entre las causas que muchas veces no se diagnostica bien, “pero sobre todo porque la gente no toma conciencia de la importancia de detectar la enfermedad; no se toman la presión, no se miden el azúcar en sangre, no se miden el colesterol”.

“Estamos lejos, pero a la vez mejor que hace diez años. Parece haber una tendencia de cada vez poder identificar y tratar mejor este tipo de enfermedades totalmente prevenibles”, finalizó.